El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

08 diciembre, 2010

Lo Coco

Pensé mucho tiempo en el título de este post, pretendiendo hacerme el vivo con el nombre del poeta Mauro Lo Coco y ensayé varias fórmulas al respecto: “Lo Coco no quita lo Valiente” “Lococó” “Lo Coco sí, boludo no” (cita incluida a Leónidas, tan afín a su poesía). Al final me di cuenta que su nombre (que está destinado a ser leyenda) soporta suficiente misterio por sí mismo, al punto que bien podría haber titulado alguno de sus primeros libros con su propio apellido, apelando a ese recurso tan afín a los grupos de rock. Recuerdo, al respecto, aunque no se si viene al caso, una banda llamada “Lo Bruno” y la inquietud que me producía la combinación del artículo neutro “lo” (artista exclusivo del castellano) con un nombre propio “Bruno” y la pregunta que me provocaba ¿qué será “Lo Bruno” de Bruno? La misma inquietud me produce el apellido de nuestro poeta, sumado a que el artículo se aplica al fruto de una palmera tropical. “Lo Coco” suena a promesa, a extracción, a desvío, algo le será sustraído al fruto del trópico para sernos presentado, aquí, en plena llanura pampeana. Esa extraterritorialización que el gentilicio le propina al producto de la palma caribeña es similar al tour de force que el habla cotidiana experimenta al pasar, trasmutada en poesía, a las páginas de los libros que firma nuestro autor. En Ricardo Gravitando (Del Dock, 2003), novela pampeana escrita en verso libre, hay una escena en la que Ricardo Cambiasso, alienado oficinista porteño se encuentra con Aughentaler, enigmático eremita de la Pampa y hay un tero un pato y perro, el cuzco “Caifás” que completan la escena y entonces:

“Caifás miró desconfiado y paró, se pegó al dueño sin sacarme la

/vista:

lo chirlaron y le hablaron bajo: déje joder.”

En ese punctum del poema me detuve, alcé la vista (alguien definió acertadamente el “punctum” barthesiano como ese momento en el que uno suspende la lectura, alza la cabeza y dice “qué hijo de puta”) y cobré cabal conciencia de lo que importaba (de importancia, pero también de importación) la escritura de Lo Coco. El tipo no decía al perro “déjese de joder” o “déje de joder” ni siquiera apelaba a la transitada fórmula gauchesca “déje e’ joder”. La solución era perfecta “déje joder” y mostraba al mismo tiempo el abismo entre lengua y habla salvado por la iluminación poética.

Este procedimiento, este extañamiento del habla en la lengua retorna, potenciado, recargado, en niño cacharro que acaba de editar Zindo y Gafuri. niño cacharro puede remitir, desde el título al niño taza de Osvaldo Lamborghini, aunque la falsa transparencia de la poesía de Lo Coco está en las antípodas del barroquismo lamborghiniano, así que descartamos esta referencia, también podría pensarse en la afinidad entre cacharro y cachorro (otra vez el perro: “déje joder”) y también, por qué no, con el niño cualquiera, niño garabato, niño inútil, desprolijo, cachivache, niño dos veces menor. Acá no hay narración, no hay banda, no hay orquesta. En un gesto ¿posmoderno? Lo Coco se saca de encima la tarea de contar una historia y al lector que busca un texto “con ganas de andar reflejando la vida” sujeto a “la pretensión de ver y de tener que ver”, como decía Literal, Mauro lo remite a los fichines, en esas pantallas con misiones, puntajes y bonus que coloca al comienzo y al final de cada parte del poema, como si delegara en los jueguitos electrónicos el devaluado arte de contar historias. Y sin embargo la cosa no es cualquiera, cuando no hay banda no hay orquesta lo que queda, lo que resta es el misterio y los poemas de niño cacharro desbordan misterio. En una primera lectura uno opta por los más “hiteros” como “oración matinal”:

arriba el sol su busto

el general el general

me conoce y vela por mí

reverencia

gracias por este día

que no me chupan los colchones


O, por citar otro, “oscar awards

yo te conozco

mi general mi general

yo también

y entonces

¿por qué tanto susto?

De estos dos poemas tomados de distintas partes del libro puede extraerse la conclusión de que el general el general es un leiv motiv de niño cacharro y en efecto lo es (su presencia se multiplica en muchos otros poemas) pero eso no nos aclarará nada porque no hay claves de lectura que nos permitan desentrañar un sentido “oculto” como si fuera el premio que promete el juego de consola sino el límpido desasosiego de una superficie paradójica: cuanto más transparente, más opaca. Cuando Mauro Lo Coco lee sus poemas el auditorio suele reírse a veces a carcajadas, el público festeja la aparición de esos trozos sueltos de habla cotidiana, como en el final de “equilibrio tronco”:

push start button saltá

el pan medio kilo

a tu derecha

las mejores ofertas

yo te conozco Joao

o jogador polémico

Joao

a gambeta religiosa

¡llegaste a la cocina

te ganaste una

patineta y un cuarto de bofe!

mmm Varolio

la media roja donde estaba

en el baño

oh

ah

la verdad

no me la esperaba

gracias a esta producción

tan linda

que nos trató bárbaro

En esas lecturas de Lo Coco me parece que hay risas de reconocimiento pero también de desconcierto, esos fragmentos del habla cotidiana son los pedazos de loza del inododoro de Duchamp, exhibido como escombro y como ruina, en el museo del poema. Mauro no recoge esas figuras del lenguaje coloquial para tranquilizarnos en la identificación sino para inquietarnos en el extrañamiento y para operar la doble desterritorialización. Dibuja con los versos un poema que lleva inscripto en su superficie el venenoso lema: “ESTO NO ES UN POEMA”.

la junta médica: “yo no vi nada”

mameluco, agenda y alambre buenos

días

¿doctor? buen

día portero

la señora gorda no está

yo no poso

en la foto

instalar es caro

una noche duermo y dejo

todas las luces prendidas

así saben que hay gente

pero no estoy casi nunca

más de una hora

deberías aprovechar el bulo

uno o dos arreglitos

y la casa va como cascotazo

trajiste colchón

libros

¿calefón?

no funciona

hay gas sí

pasa nada , un mes

y esto va

como empanada

¿hay más habitaciones?

Montones

¿vos sabés de máquinas?

se trabó el rollo

vuelvo en la semana

no importa

Ahora Mauro Lo Coco se encuentra abocado a la composición de hits, aunque animados por el mismo espíritu per verso, que oportunamente llenarán un volumen titulado 18 éxitos para el verano, de probable salida para el mes de julio. La última parte de niño… una suerte de epilogo llamada “despostes” contiene una muestra de este estilo, en el que el autor se exhibe más sociable y, maestro en el arte de la poda, entrega notorios ejemplares de una épica bonsái. Me despido, para deleite de los lectores, con dos de mis preferidos de esta serie:

7. animales abandonados

son así, nunca se fían

de uno

podés intentar comida, palmaditas

tener una conversación

pero igual

tampoco esperes lealtad

no pueden

8. el coso nunca arrancó

nos vestimos y pusimos

la mesa

varias veces festejamos

que empezaba a funcionar

al final fue a ahí

y le salió una planta pobre

de las que nacen solas

se ve que no lo entendimos

era tecnología

Ariel Idez

2 Comentarios:

Anonymous Matías Pailos dijo...

Leí "Ricardo Gravitando": un gol de mitad de cancha.
El post también está bárbaro (sigue la repartija de halagos). Buenísimo que empieces con la explicitación de lo que uno en general (el general el general) intenta: hacer el vivo. Y es cierto lo del procedimiento Duchamp. Pero Lo Coco cruza formulismos de tevé con declamaciones berretas con el registro de la cabeza que registra lo que ve en las góndolas con programas de concursos para ofrecernos algo más elaborado, como una pelota de trapo, o algo así.

8/12/10 12:56  
Blogger C.E dijo...

Che lo de "loco sí, boludo no" es de Osvaldo y se lo dijo a su hermano Leónidas a raíz del confuso episodio de las Diez escenas del paciente, etc. Como ven, soy ñoña y además me leí el ladrillo de Strafacce. Che qué bueno el post

16/12/10 17:10  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal