El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

28 junio, 2008

Un encantador de serpientes

Todavía falta como una hora para que pueda subir al avión, y eso si tiene suerte. La puta manía de ir antes de lo previsto, de preparar el terreno, de hablar con la gente, de dejarse ver, de fundirse con el paisaje… baja el libro. Lo guarda en el bolso y mete las manos en el bolsillo. ¿Y esto? ¿Qué hago con esto acá? O me lo fumo o lo tiro a la mierda. Lo tiro a la mierda. Bueno… queda una hora. Voy al baño.

-Te amo.
-Te amo.
-Si las cosas no fueran así…
-Te hubieras apurado.
-Estaba con la cabeza en otra cosa.
-Mentira: sabías que si te metías conmigo ibas a terminar así. Y a vos solo te importa tu laburo.
-Bueno: como a todo el mundo.
-No. No como a todo el mundo.
-Escuchame… no tengamos esta pelea. Vos estás con otro tipo, después de todo.
-… Sí… pero vos nunca me pediste que lo dejara.

Cargó el bolso y caminó hacia el baño. Una, dos secas y chau. Una, dos secas y gran vuelo. No puedo ser tan descuidado. No puedo jugarme la cabeza por esta pelotudez. No puedo mandarme cagadas, no puede ser tan idiota. Voy a revisar bien: no puedo arriesgarme.

-Sos la novia de un amigo, nena.
-¿Y qué mierda hacés en pelotas conmigo en una cama?

Basta de idioteces. Basta de forradas. Ya sos grande. Ya tenés… ¡ufff!: una pila de años. El resto de energía tenés que dedicárselo a tus hijos, pelotudo: no a una pendejita. ¿Oíste? ¿Me oíste?

-…
-¿Qué mierda hago con vos en una cama?
-…
-Tenés razón. Tenés razón. No discutamos. Después de todo Nacho es tu amigo. No podemos hacerle esto.
-… no…
-… no…

Abrió la puerta y entró. El baño estaba medio escondido, por lo que lo suponía poco frecuentado. Nadie vigilando, nadie limpiando: una ventaja. Una desventaja: todos los cubículos parecían ocupados. ¡Mierda! ¿Justo ahora que me quiero fumar uno se les ocurre cagar, a todos?

-… ¿vos me decís que si te lo pidiera lo dejás?
-… ¿me lo estás pidiendo?

Ocupado, ocupado, ocupado, ocupado, oc… ¡Vamos todavía! Abrió.
El porro se consumía en labios del pendejo, quien, al verlo tras la puerta recién abierta, se puso blanco y rojo a la vez. Comenzó a toser.

-Tranquilo… tranquilo… tranquilo…

Le veía cara conocida, al pendejo. ¿Dónde…?

-Tranquilo… ¿estás bien…?
-… sí…
-Bueno: dejame que tengo cosas más importantes que hacer que fumarme uno.
-Sísísí…

El pendejo se puso contra la pared.

-¿Y?
-¿?
-Que salgas del baño, nene.

El pendejo comenzó a escupir palabras atropelladas por el rojo y blanco de su cara mientras salía.

-Dale: rajá.

Y con eso terminó de expulsarlo, no solo del cubículo, sino del baño. Cerró la puerta y se sentó. ¡Al fin!
Metió la mano en el saco y puso el porro entre los labios. ¿Y eso…? Qué pendejo pelotudo. Pero siempre el mismo desbolado, se ve. Un movimiento complicado, con el porro lleno de saliva temblequeante, con una mano que emergía y se ocultaba en el bolsillo de un saco. Lo prendió.
Una seca.
Dos secas.
Un par de secas más.

-…
-… ¿y?
-…
-¿Me lo estás pidiendo?
-No sé.
-… ¡Andate a la mierda!

¿Le había pegado? Era divertido inspeccionar sus acaeceres en procura de registrar el inexistente momento en que empieza a pegar. Tenues volutas de humo titilaban frente a sus ojos. Las tensiones se relajaban, la cabeza se vaciaba. Las formas comenzaban a cobrar nitidez, a destacarse y anunciarse cortésmente contra el telón de fondo de la percepción. Retiró el porro de sus labios y lo miró. Una sonrisa se anunciaba. Tocaron a su puerta.

-¡Pará! ¿Si vos tampoco sabés lo que querés?
-¡Andate a la mierda!

¿Y ahora? Tocaron otra vez. Más fuerte. Afuera: voces. Muchas. En tono elevado. En modo imperativo.

-¡Salí!
-¡Dale, loco: salí!

¿Y ahora? ¿Me pueden acusar de algo? ¿De qué? ¿De que me fumé uno? ¡Claro que me van a acusar que me fumé uno! Mañana voy a estar en las noticias. Chau viaje. Si chau viaje, chau primer mundo. Solo me va a quedar este laburo de mierda, la reconcha de mi hermana.

-¡Salí!
-¡Dale, loco!
-¡Salí!

¿Qué hago? ¿Qué hago, mierda: ¿qué hago??
Una idea.
Apagó el porro contra los azulejos antes de tirarlo al inodoro. Mientras apretaba la cadena se preguntó, entre los saltos de su corazón, para qué mierda lo había apagado antes de tirarlo. Más gritos, más voces, más golpes en su puerta. Se da vuelta. ¿Y ahora?

-¡No, pará, no es así… yo… yo quiero, pero…!
-Ahorratelo. Sos un hijo de puta… O no, qué se yo. Está bien: tu trabajo, tu amigo. Está bien. Entiendo.
-…
-Entiendo.
-… bueno…
-Podrías habérmelo dicho antes.

Ahora abro la puerta y que sea lo que Dios quiera. ¿Estaría exagerando? Era nada más que un poquito de paranoia. Nuevos gritos lo disuadieron. Al menos convencieron a su miedo de crecer hasta borrar toda duda. ¿Y ahora? Cruzó la tira del bolso sobre su pecho. ¿Y ahora? Descorrió el cerrojo y abrió la puerta.

-…
-…
-… no, ¡no!, ¡no...! Tranquila… tranquila, shhh… shhh… está bien… está bien, no llores…
-…
-… vení, vení… eso… te amo. Te amo, ¿escuchaste? No quiero estar en ningún otro lugar más que con vos. Sos la mujer más hermosa e inteligente y graciosa y maravillosa del Universo. Sos todo para mí. No llores… eso… eso, mi cielo… shhh… shhh…

Pudo percibir cómo sus rostros cambiaban desde una agresividad bullanguera y festiva a la sorpresa, al pasmo, a la lividez. Dio un paso. Dio otro paso y se internó en el grupo de pendejos. Dio otro paso. Dio otro más.

-Te amo. Te amo.
-Entonces pedime que me vaya con vos.
-¿Y mi porro?

Parpadeó. Dio media vuelta.

-Te pregunté dónde está mi porro.

Levantó la vista. Lo miró a los ojos. Esos ojos estaban decididos. No lo iba a dejar escapar.

-¿Qué porro?

Hubo un instante en que el mundo se detuvo. Un instante en que solo hubo la línea más corta entre dos pares de ojos. Pudo ver su transformación. Pudo ver el rubor correr por la palidez de sus pómulos, pudo ver cómo pasaba de castaño a oscuro cuando tuvo su cara contra la suya mientras ambos caían al piso, mientras daba y recibía los primeros golpes desvanecidos inmediatamente tras la catarata de patadas que lo convirtieron en un bicho bolita humano. Sentía pinchazos en la espalda, en la cara, en el estómago, en las piernas. Después no sintió más. Cuando abrió los ojos los pendejos se habían esfumado. El baño estaba ahora desierto. Se sentó en el suelo. Miró a izquierda y derecha. Volvió a mirar a izquierda y derecha hasta que tuvo la sensación de saber dónde estaba, qué hacía, qué era, por más que no sabía ni dónde estaba ni quién era. Entonces recordó. Miró su reloj. Quince minutos. Se puso de pie. ¿Y ahora?
Miró a derecha e izquierda. Ahí estaba su bolso: intacto, impoluto, abierto. Las cosas que en un tiempo estuvieran contenidas por el marco de sentido dado por un cierre cerrado ahora se desperdigaban por todo el baño.
Resopló.
Bueno: a trabajar.
Recogió el reproductor de música, el celular, un desodorante a bolilla; cuatro libros, un cuaderno de apuntes, un cepillo de dientes; un dentífrico, un pulóver, tres señaladores. La birome se perdía dentro del cubículo del que él saliera, acurrucada contra el inodoro. Entró y cerró la puerta. Metió la mano en el bolsillo y sacó un porro arrugado y salivado, casi una tuca, claramente de peor calidad del que fumara. Se lo puso en los labios mientras tanteaba otros bolsillos tras un encendedor. Lo prendió.

-…
-… ¿no decís nada?
-… ¿qué querés que diga?
-Que me vaya con vos.

Dio una última seca. Miró la hora en la pantalla del celular. Todavía estaba a tiempo de subir al avión. Todavía estaba a tiempo de cambiar el pasaje. Parpadeó y masticó la tuca. Mientras la tragaba dejó que su dedo marcara un número de teléfono.

-Hola.
-¿Qué hacés, Nacho?


Matías Pailos

Etiquetas:

18 Comentarios:

Blogger j. dijo...

Me encantó!!!! Me encantó!!!! Me gusta mucho el estilo, sigue la línea de "El Pendejo" pero está más cuidado, más pulido. Me gustó mucho.
Ahora, ¿justo a Nacho? ¿Eh? No se hace eso. No a Nacho al menos. :)

28/6/08 16:38  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Che, que hijo de puta, primero hablás de la comunidad literaria y después pelás un relato de la gran puta ¡desconocido! Pensé que habías tomado al pie de la letra el consejo de un amigo en trance (los personajes no tienen que ser buenos tipos, etc) pero veo que le diste una vuelta de tuerca Pailosiana porque al final se nos revela como un héroe moral.
Me gustó de punta a punta.

29/6/08 00:38  
Anonymous Matías Pailos dijo...

J: gracias muchas, baby. ¿Te parece que sigue la línea? Yo ya no sé. Mi ambición es llegar a ser un adjetivo, y que relatos así sean 'pailosianos'. (Me parece que me ayuda el apellido, además.)

Ariel: el cuento es hijo de la reunión del otro día. Era el capítulo final del comienzo de cuento que leí el otro día. Después de lo que ustedes me dijeron, me quedé con el comienzo y con el final, y tiré el resto.
Voy a confesar algo: no entendí mi final. No sé por qué llama a Nacho. No entendí si quiere limpiar culpas o arruinarle la vida a la gente.

29/6/08 14:20  
Anonymous mastronardi dijo...

a mí me cerró como una vuelta de tuerca paranoica, el final. limpiar culpas pero en pequeñito histrionismo maconhero. ¡me gustó mucho!

29/6/08 20:53  
Anonymous MP dijo...

Entonces suena así, nomás. (Ya son dos los que opinan así.) Por mí: está bien.
Gracias, Mastro.

30/6/08 12:04  
Blogger gardener dijo...

Volví!

1/7/08 10:20  
Anonymous Anónimo dijo...

y la serpiente?

1/7/08 12:30  
Anonymous MP dijo...

las serpientes son los miembros de la banda de pendejos que lo esperan a la salida del baño. arman quilombo hasta que el protagonista sale del baño. súbitamente, todos se callan.

1/7/08 15:36  
Anonymous nacho dijo...

Me costó seguir las historias en paralelo. Algunas suturas en especial. Probablemente sea al agotamiento (no lo volví a releer). Intentaré nuevamente. Y posteo resultados.
Todo el tiempo mientras lo leí se me venía una palabra a la mente "David Lynch".
Muy bueno.
Abrazo

2/7/08 17:47  
Anonymous sol dijo...

¿Qué tal, F, tanto tiempo? El relato está muy bien, está bien construido -"cierra", en el sentido más amplio del término- y tenés en general un estilo muy ameno; este texto en cuestión me parece particularmente logrado dentro de sus cánones. Hay, sin embargo, algo de mero cambio en el contenido desde la conservación de formas ya muy usadas en tales cánones, en toda esta nueva estética, que no termina de permitir que sus productos en general me convenzan, me digan realmente algo. Escribe bien, Pailos. Explore.
Como a diferencia de a el/la anónimo/a insurrecto/a (qué onda, algo le hiciste) que anda dando vueltas, yo lo aprecio y me cae totalmente en gracia, le dejo un beso grande.

2/7/08 20:32  
Anonymous Matías Pailos dijo...

Nacho: puede ser. Acaso haya que afilarlo más. No creo que no se entienda el cambio de una a otra historia. Una está dominada por el diálogo; la otra, no. Pero sí puede ser que no se entienda bien lo que pasa dentro de esta última historia.
Lo de Lynch es un halago, así que se agradece.

Sol: besos pa tí también. (El afecto es mutuo.) Por el momento quiero explorar dentro de los límites de esta estética, y seguir sumando puntos. Quiero que (más o menos) se entienda, y que haya mucho sobreentendido. Pero por un tiempo, basta de malabares lamborghinianos. (Lo de 'ameno' también lo voy a tomar como un halago.)

3/7/08 12:14  
Blogger julieta dijo...

Lo volví a leer. La primera vez que lo leí, me costó entenderlo y seguir las dos historias. Yo creo que lo llama a Nacho para decirle todo, para limpiar su culpa y, por lo tanto, para arruinar su amistad con Nacho y la relación de Nacho con su novia. Habrá que ver si se puede recomponer la amistad después de semejante confesión.

Dos cosas:

- hay una parte de la primera historia (la que está narrada) que también está contada en diálogo ¿no? la parte del baño, con el pendejo...

- la primera historia está narrada a veces en primera persona y a veces en tercera. Supongo que es intencional. Pero por qué no contarla toda en primera.

3/7/08 13:29  
Anonymous Neutral dijo...

Hola Matías, he leído pocas cosas tuyas, algunas cosas me gustaron y otras no, pero sin duda esta vez me atrapaste con tu relato.
Con respecto al insólito llamado que le hacés a Nacho al final, creía que lo llamabas como para decirle algo así como: Me encontré a tu novia hecha pelota, vení a buscarla.
Después de leer los comentarios me di cuenta no sólo de que había muchas otras posibilidades sino también de que había imaginado cualquiera... La verdad me dejaste pensando...Gracias!

5/7/08 17:56  
Anonymous MP dijo...

Gracias Neutral por tu comentario. La cosa es así: quiero que se entienda lo que narro, pero que no se entienda el trasfondo. Como el trasfondo no está narrado, hay libertad para especular. Tu hipótesis le da al asunto un matiz siniestro que, no lo dudes, suma. (Está medio en consonancia con lo que me decía Nacho, que le recordaba a Lynch. A mí me sorprendió eso. Para mí el cuento no tenía nada de Lynch.)
Digo: que vos hayas sostenido esa hipótesis de lectura es un indicio de que más o menos logré lo que quería, así que me pone contento.

5/7/08 18:20  
Blogger neutral dijo...

Hola Matías. No tenía idea quién era Lynch y para no pasar por ignorante investigué un poco, ahora se quen entre otras cosas, es un director de cine surrealista y me resta como "tarea para el hogar" mirar alguna de sus películas.
Eso es lo que me gusta de ustedes, "los matetuerto": que leerlos casi siempre me conduce a buen puerto, Juli me inspiró la realización de un blog y mi primer escrito. Y ahora vos,a conocer a alguien que seguramente me va a gustar. Pasar por aquí es casi tan bueno como ir a Puan.
Gracias!

7/7/08 19:38  
Blogger perra de agua dijo...

A mí los textos no se me confundieron , pero estaba como paranoica pensando que en algún momento las historias se cruzaban y los textos se fundían. Paranoia lectora. Pero te contaba, por si aporta algo. Y está muy bueno. Yo creo que lo llama a Nacho para decirle la verdad, pero luego se arrepiente y le dice una gansada.

15/7/08 16:28  
Anonymous MP dijo...

Me cagás el matiz heróico o tremendamente hdp del protagonista con esa conducta ante Nacho. Pero saber que el texto soporta esta otra intrepretación me suma. Gracias.

16/7/08 00:19  
Anonymous MP dijo...

'paranoia lectora' está muy bien.

16/7/08 00:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal