El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

21 mayo, 2009

Memoria del subsuelo

El flaco no tiene más nombre que los acordes melodiosos que le sonsaca a su guitarra. Es una mañana atroz en la estación Carlos Pelegrini, un lunes pesado de agobio en el otoño recalentado y global. El flaco lleva puesta una remera negra, un pantalón cargo, el pelo ya escaso pero largo, el arito a la izquierda y una barba cultivada con la desprolijidad precisa que distingue al bohemio del militante. A las monedas que le arroja la azarosa caridad del pasaje, las fauces de su estuche suman una colección de cd’s temáticos: tango, bossa, jazz, folclor. Ahora mismo los dedos se le empalagan desgranando las notas de “Como un día de domingo”, curiosa canción para entonar un lunes. Pero de pronto se queda suspendido de un acorde “como un día de…” Con su pausa repentina el guitar man ensaya una reverencia, un monumento al cariño hecho de puro silencio. Entonces lo veo besar en la mejilla a una joven empleada de maestranza. Hay una nota al pie del tiempo en ese beso robado a las obligaciones cotidianas en lo que dura un acorde en suspenso, un Doisneau porteño, proleta y bajo tierra. El hechizo se quiebra con la fugacidad del instante a la caída de la nota “de domingo”. La muchacha de uniforme violeta y apliques reflectivos amarillos en las mangas prosigue con su pulcro carretear en la senda reluciente que dibuja su escobilla. El guitarrista culmina la saudade y, tal vez olfateando turistas o enviando un mensaje secreto y sutil, la emprende con “el día que me quieras”. Imagino la posible historia de amor, él en la rebelión a la conservadora existencia de conservatorio, ella en el trajín agotador desde el suburbio bonaerense, recluidos en el departamento de un ambiente que él habita. A ella mirando por la ventana llovida y pidiéndole que saque temas de Gilda del fondo mágico de su guitarra. Ajeno al romance que vive en mi cabeza, el guitarrista interpreta el tango con su virtuosismo calmo, jugando a decorarlo con todos los acordes posibles. En eso estoy cuando retorna la bella barrendera bonaerense surcando el carril invisible de la limpieza y, cómo si él supiera, la ve pasar y le guiña un ojo cómplice y le dedica su nota más hermosa y ligera, rememorando quizás la noche aquella, en la que intercaló entre los acordes de “Noches vacías” una nota dulce y melancólica de Django Reinhardt y unió en imposible matrimonio a la virgen proletaria con el gitano exquisito.

Ariel Idez

10 Comentarios:

Anonymous Matías Pailos dijo...

Esta es mi parte favorita: "Hay una nota al pie del tiempo en ese beso robado a las obligaciones cotidianas en lo que dura un acorde en suspenso". Las pasión por las adendas (incluso las formuladas en el vacío) no tiene límites.

21/5/09 16:36  
Blogger Isil dijo...

aguaaante el frodo de la musica!

21/5/09 20:02  
Anonymous Ai dijo...

Muchas Gracias Matías, una duda: ¿Qué carajo es una adenda? Suena a microorganismo que habita las fosas abisales :)

Gracias Hobbit lsil

22/5/09 10:18  
Anonymous MP dijo...

algo parecido. Es un microorganismo de letra más chica que la del cuerpo central, que habita en el tracto rectal: las últimas páginas.

22/5/09 11:05  
Anonymous Anónimo dijo...

Bello, Idez, muy bello, como siempre. Aprovecho para felicitarlo por la mención que obtuvo en la entrevista a su maestro C. A..

26/5/09 14:34  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Gracias Anónimo/a

26/5/09 19:24  
Anonymous Nacho dijo...

Excelente. No obstante, no me puedo quitar de la cabeza la idea de que, aunque sea literariamente y no en la realidad, deberíamos innovar en las relaciones entre clases. ¿Por qué "la virgen proletaria" o "la bella barrendera bonaerense"? No obstante, apenas termino de escribir estas líneas me arrepiento... Me parece más genuino lo escrito por Ariel.
Abrazo, y felicitaciones por la mención solapada de Aira a vuestra novela (Con semejante antecedente, podés presentarla para publicación, y si conseguís que Aira te haga el prólogo, mejor, y así te ganás el lechón del matetuerto a la publicación en ficción).

27/5/09 12:34  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Es cierto Nacho, el tema es un poco remanido, pero así se me presentó la escena de clandestino amor (sub)urbano, tal ve debí haberle dado alguna vueltilla de tuerca. Gracias por sus felicitaciones, ojalá vayamos adobando el lechón. (Hablando del tema no le exijo menos que mil historias y un jamón crudo a su vuelta de la Madre Patria).
Abrazo

29/5/09 09:52  
Anonymous Nacho dijo...

Seor Idez,
Usted es muy exigente. Tengo 3 o 4 historias y nada de jamón ibérico, ya que el kilo rondaba entre los 30, 60 y 90 euros. Realmente un disparate. Pero sí lo puedo invitar con una entraña concordada con el gobierno que promedia los 20 pesos (4 euros, jajaja) el kilo.
Abrazo grande.

29/5/09 11:17  
Anonymous Anónimo dijo...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

30/5/09 18:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal