El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

04 agosto, 2006

Solo las chicas

Acto 1: en un escenario se posan los objetos que le dán vida a una casa vacía, aparentemente abandonada, se escuchan ruidos que provienen del exterior y dos muchachas se acercan a la puerta tratando de entrar y discutiendo sobre si es la desición correcta.

Acto 2: Vemos que lo que entra son dos mujeres, una de ellas claramente más joven que su compañera, vestidas con harapos y tratando de ocultar su identidad con pañuelos de los 60's (como los que usaba la madre de Regan en El Exorcista), y grandes y ridículos anteojos negros. Por sus discusiones nos enteramos que recientemente se escaparon de un manicomio y temen ser encontradas.

Acto 3: Las chicas comienzan una enfermiza convivencia con todos los condimentos de una relación border que nunca se define entre el más tierno compañerismo, una franca amistad o una feroz atracción sexual.

¿Como se llama la obra? SABINA Y LUCRECIA.
Sabina y Lucrecia formaba parte de la Fiesta Nacional del Teatro que tuvo lugar en unas cuantas salas de Buenos Aires en el mez de marzo, a esta pieza la fui a ver con Pailos y lo que le dije en ese momento lo sostengo hasta hoy, es la mejor obra de teatro que ví en toda mi vida, una obra gigante, dura, que golpea, presiona, descomprime, incomoda, calienta, moja, toca, emociona, aterra, enferma, libera, y todo lo hace en menos de dos horas, por momentos a toda velocidad y por momentos con tranquilidad, casi con sadismo. El sadismo con el que eran tratadas en la institución en donde las tenían encerradas, con el doctor que siempre las tocaba o la que se dejaba tocar por el doctor, creyendo que eso la beneficiaría de algún modo, pero todo con mucha sutileza. Hay dos desafíos para un actor argentino: Terminar una frase con la palabra carajo y que quede bien y actuar un loco con toda naturalidad, entrgándose completamente al juego sin parecer un personaje de Tinelli. acá lo logran, y como lo logran!! Más allá de las actuaciones (se notaba que esas chicas estaban con ganas de actuar, tenían una energía a toda prueba, actuaban con ovarios, de verdad, poniendo todo) había una coordinación lumínico-sonora hiper destacable: Como era de esperar por momentos les agarraban "arrebatos" (no nos olvidemos que son locas) y para cada cuál el escenario tomaba un color (cuando Sabina alucinaba, las luces eran rojas, para Lucrecia eran verdes) y desde los parlantes se oía una serie chillidos y voces agudas qe hablaban a toda velocidad sin permitir entender lo que decían, o sin siquiera decir algo, en esos momentos la atmósfera se tornaba densa, pero una densidad buena, uno no podía evitar formar parte de eso. Luego, lo iban llevando a un plano cómico, siempre sin burlarse de lo que hacían, son la seriedad de ser una loca como una cabra y en esos momentos la tensión no caía, sino que tomaba otra forma, la expectativa, de que algo se estaba calentando en la olla a presión que era esa insana convivencia en una casa completamente abandonada, que alguna vez había pertenecido a la más joven de las chicas, Lucrecia si mal no recuerdo, y que fue entregada por su marido al manicomio ya que ella se negaba a las relaciones sexuales... "una buena mujer tiene que saber esperar, no lo voy a andar haciendo con cualquiera, no?" se justificaba ante su desorbitada y ninfómana amiga. Como no podía ser de otra manera y así todo muy bien llevado, el paso del tiempo las deteriora más de lo que estaban, y entre peleas e intentos desesperados de Sabina por conseguir un orgasmo a manos de su virginal Lucrecia, la ternura se transforma en perversión, la emoción de la aventura en pánico, y en un último y desesperante ataque de locura, ambas cuchillo en mano, Lucrecia la mata (momento de climax, el escenario oscilaba entre rojo sangre y verde esperanza, mientras que los sonidos se volvían cada vez más fuertes, hasta ser uno solo y volverse ensodecedor) entonces ¡¡PUM!! apagón... silencio, silencio.... luz tenue que se torna cada vez más fuerte y Sabina yace muerta. Lucrecia se le acerca, lamentando su muerte, no le piede perdón. sino que le echa la culpa, con amor, con suavidad, como cuando pasa una tormenta y pareciera que tras su paso el mundo queda detenido, se acerca, la abraza, se abraza a ella y le dice algo así como "Nunca te voy a abandonar, las buenas amigas permanecen juntas". De más está decir que con Pailos estuvimos de la gorra como una hora, el estado al que me llevó esa puesta es uno de los mejores viajes que tuve en mi vida: quedé muy colocado.

Guillermo Burros

6 Comentarios:

Anonymous guillermo burros dijo...

Las faltas de ortografía no son otra cosa que el resultado de la velocidad con la que escribo y la pereza de no corregir. Les pido disculpas. Abrazos.
Guille.

5/8/06 13:21  
Anonymous Matías Pailos dijo...

No se disculpe.
La obra era excelente.
Es decir: no agrego nada a lo ya leído.

5/8/06 15:08  
Anonymous ER dijo...

una muy buena crónica de viaje.

salud.

6/8/06 09:57  
Anonymous Guillermo Burros dijo...

Hubo un hecho muy particular: Ví esa obra a dos días de comenzar teatro en el taller donde estudio hoy (Nora Moseinco)y la expectativa y ganas de actuar que me generó esa obra me pusieron mucha energía para empezar. Esa obra multiplicó mis ganas de actuar.

6/8/06 15:29  
Anonymous Zedi Cioso dijo...

Supongo que no hay mejor libro que el que da ganas de escribir, mejor película que la que da ganas de filmar, mejor obra que la que despierta ansias de actuar.

Tampoco las hay tan peligrosas para con los resultados de su recepción.

Pero sé que Burros podrá sortear ese peligro.

7/8/06 16:49  
Anonymous Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. film editing schools

14/3/07 23:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal