El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

04 noviembre, 2006

Sonambulismo al aire libre

Después de una noche de desvelos solo queda un deseo: el reposo. A veces, sin embargo, el sueño no acompaña a la fatiga. Luego de una noche y un día sin dormir, todavía no estaba inmovilizado. Quería aún, y quería algo bien concreto: ir al recital. Así que arrastré a mi amiga las treinta cuadras que nos separaban del Club Ciudad, y hubo no pocos desvíos. La pasee por la ribera de mi patria chica, como resultado de lo cuál adquirió un pertinaz dolor de oídos, y a fortiriori, un punzante dolor de cabeza. Pero yo no estaría con ella para esos momentos. Llegamos, aunque Zato no estaba donde debería. Condenado a la espera de los faltos de entrada, me resigné a aguardar. Finalmente, como todo lo fatal, Zato llegó a destino. Luego de las presentaciones de rigor, abandonamos a mi amiga a su suerte e ingresamos raudos en el predio. Todavía era de día. Nada había comenzado. Lo prioritario, entonces, era narrarnos nuestras penurias, triunfos y combates. Amorosos, los míos; maritales, los suyos. Llegamos a la conclusión de que hacemos bien y muy bien, pero, ¡uff!: cómo cuesta. Atravesamos la valla de locales intrascendentes, y nos acomodamos en un taburete al costado del campo principal. Hablamos, como les dije, de mujeres, pero también de La Obsesión: Bolaño. Zato está releyendo ‘Detectives’, y efectuó algunos descubrimientos de fuste. En algún lugar de la novela menciona a un poeta francés de nombre ‘Arcimboldi’. ‘Hans Reiter’ (el Dios oculto de ‘2666’, otra de Bolaño) es la transliteración de ‘hand writing’. Si realizamos las cuentas adecuadas, los números desperdigados por ‘Detectives’ dan 2666. (Chiste. Y no tanto.) Cae otra amiga y nos ponemos a hablar. ¿Estaba con vos o me parece?, preguntará Zato cuando ella se hubo desvanecido. Empieza el aperitivo estrella de la velada: ‘Elefant’. Desconfiados a nuestro pesar, paramos la oreja. Conclusión: 8 Pailos, 7 Zatos. Zato, a lo largo de la performance: ‘banda glam’, ‘¡má qué cordobés!’ –a propósito de la confesión de Diego García, líder del grupo, de su ascendencia argentina, y su presunta tonada neoyorquino-cordobesa-, ‘la voz está muy al frente; los instrumentos no se escuchan nada’. Pailos: ‘García es una mezcla de Ferry con el de los New York Dolls’, ‘un crooner’, ‘una banda glam con la base de Joy Division’. (Luego de reescucharlos en casa, no dejaría de sorprenderme por la ausencia de la base pospunk en sus grabaciones.) Cuando García pide acompañamiento de la audiencia para el tema que seguía, yo adelanto y retrocedo mi mano derecha, mostrando palma y dorso, palma y dorso, palma y dorso, al grito de ‘soy cor-dobés, me gusta el vino y ron, porque así pega más, pega más, pega más’. Mi mejor chiste de la noche. A su vez, se revela que desconozco la lírica de Rodrigo. Para no quedar atrás, García cierra el show con un cover que nos deja al borde de las lágrimas: ‘I wanna be your boyfriend’, de los Ramones. Saltamos y tarareamos uno de los estribillos más pegadizos de la historia de la música (uno de los trescientos estribillos más pegadizos de la historia de los Ramones): ‘hey, little girl, I wanna be your boyfriend… because I wanna be your boyfriend’. A grito pelado, por supuesto. En medio del recital, una manada de gringos desespera por porro. Un rubiecito se le pone a hablar a Zato. Qué levante. No: solo quería porro. Vamos a comer, le digo, mitad para sacarle la cara de susto. Luchamos por chatas hamburguesas. Luego lucharemos por papafritas minimalistas. Comemos, y seguimos cagándonos de frío. Saltamos de piringundín en piringundín, buscando capear el tornillo que nos aqueja. ¿Eso es de sushi?, pregunta. Así lo parece. Zato me invita un arrolladito primavera a cambio de infidencias sexuales. Negocio: arrolladito + ínfima infidencia X varias mínimas infidencias. Acepta, y cuando marchamos comprendemos que Patti Smith ya comenzó. Lo dejo y me voy corriendo a meterme entre la masa estática de espectadores. Lucho y sigo. Lucho y paso. Quedo a metros del escenario, ya sin frío. Todo es clásico, con dejos de folk eléctrico. Rasqueteando bajo la superficie, se puede ver con nitidez al punk por venir. Me emociono como un pelotudo por una artista que no siempre me conmueve. ¡Pero también ella, che: te toca todos los clásicos! Hay que bancarle los arrebatos parlanchines acerca de la paz en el mundo, el poder a la gente (Patti, madre del punk, hija del poder de las flores) y la administración Bush. Una y otra vez hace el signo justicialista. Le replico al grito de ‘¡Viva Perón!’. Los chilenos que me rodean también hacen el gesto, aunque callados. Me sorprendo del alcance del movimiento, pero no tanto. (Si conocen ‘Todos Contentos’, conocerán el ‘Centro de Taiwaneses Justicialistas de la República Argentina’, que se erguía enfrente.) Patti canta ‘Because the night’, el tema del Jefe Springsteen, y es su momento de la noche. Lo cantamos a pulmón lleno. Patti no para de reír. Cierra con ‘Gloria’, y es su verdadero momento. ¿Por qué me gusta esta voz de mierda? Zato, minutos más tarde: ‘tiene buena voz, ¿viste?’. Ah. Por eso me gustaba. Es fabuloso cómo no dejo de sorpenderme de mi insobornable estulticia. Nos metemos en la tienda de bandas locales, y vemos a ‘Iluminados’, banda de hip-hop que no para de arengar. Seguimos el ritmo y nos agitamos. Las bandas de hip-hop son como los equipos de la década del treinta: 2 defensores, 3 volantes, 5 delanteros. O lo mismo: una bandeja, dos vientos, cinco cantantes. Nos vamos temprano porque no hay que llegar tarde. Nos encontramos con mi amiga y sus amigas. Ellas no paran de reír. Como son mujeres, quieren que hagamos cosas por ellas. Nos piden que les abramos camino. Zato, un caballero, con su mochila como estandarte, atraviesa el rebaño en busca de una buena colocación. Cuando estamos por la mitad del recorrido, amagan con apagar las luces. Me despido de mi amiga con un beso a la distancia y le meto como una tromba para adelante. A veinte metros, el dj empieza a tocar a lo loco. Luchamos a brazo partido con medio mundo, y llegamos a dos metros del escenario. Sale la banda. Trajeados, luqueados, anteojos negros. Una pinturita. La auténtica mafia judía de NYC. Nos amenazan. Como padecemos del síndrome de Estocolmo, nos enamoramos de nuestros captores. Estamos encantados que nos maltraten. Se viene el estallido. Catarata de hits. ‘Sure shot’, ‘Root down’ y ‘Triple trouble’. Después otra catarata de temas que ignoro. Nos sometemos en masa a una sesión de masajes a presión. Retiro de mi cara codos, puños y celulares. Salto y salto y empujo. Como estoy medio dormido, me abandono a las múltiples corrientes que me mantienen en mi lugar. Presiono en el lugar correcto y estoy casi contra las vallas. Casi, porque contra las vallas está Zato. Siguen los hits: ‘Check it out’: ‘che, che, che che, chec kirau’, y luego ‘gua, gua, gua gua tsi ola bau’. Otro tema y ‘Body movin’’, y nos sacudimos. Conflicto diplomático, sentencia Zato. ‘¡Eh, padre, no sea ortiba, loco. Tirame la casaca!’. La patria chabona reclama la remera de Argentina que no llegó al escenario, para que se la ponga alguno de los hombres de traje. Mucho tira y afloje, que se resuelve cuando uno de los chaboncitos logra colarse por entre la seguridad, sortear a dos, subir al escenario y tirarse de cabeza al público, atravesando por los aires el pasillo de seguridad de dos metros de ancho. El famoso argento kamikaze. Nos alegra la noche y no lo podemos creer. La avalancha no para: ‘Intergalactic’ y (de pie) ‘No sleep till Brooklyn’. Se van. Nadie les cree. Vuelven al toque. Un nuevo hit y el momento cúlmine de la velada. Llega el rock. Llega la batería, llega el bajo. Llega la guitarra. Discursean hasta la extenuación, despuntan su condición de eximios ejecutantes de música negra y nos tiran por la cabeza El Tema. ‘Sabotage’, y el pogo más grande del rap. Nos retiramos exhaustos, con la conciencia del deseo satisfecho. Vuelta al frío, a la noche, y a un bondi que nunca vendrá. Llegó el rock, pero el rock ya había llegado mucho antes. Si algún instrumento lo caracteriza es la guitarra eléctrica. Pero ellos son rock sin guitarras. No hay de qué sorprenderse. El rock es transversal. El rock es sin fronteras. El rock es como el peronismo.

Matías Pailos

22 Comentarios:

Blogger heidi dijo...

pasé a decir hola, y no pude dejar de leer el texto en un estado hipnótico de envidia.
lo único: mis teorías expuestas en el bar sobre la caballerosidad se confirman en la frase ¨como son mujeres nos piden que hagamos cosas por ellas¨ yo sabía, yo sabía

como son hombres se sienten bien si les pedimos que hagan cosas por nosotras

es así

un beso

4/11/06 23:52  
Anonymous Matías Pailos dijo...

tenés razón, Heidi. Muchas veces las solicitudes femeninas son un gesto de cortesía para que nos sintamos más hombres. Son esos momentos en que somos chicos jugando a ser grandes. Y creyéndonos tales por un rato.

5/11/06 01:06  
Blogger cutipaste dijo...

Ya lo dijo el gran Herminio Churches, "somos TODOS peronistas"

LISTEN ALL OF Y'ALL IT'S A SABOTAGE!!!

(qué recontrarchisuperpelotudo!!! por qué carajo no fui??? EH???
Disculpen el exabrupto plis.)

5/11/06 10:56  
Anonymous Matías Pailos dijo...

¿Qué quiere que le diga, Cuti? Seré benévolo: tiene razón. Fue un gran recital.
Me debo una entrada sobre los recitales que me perdí. Ahí está el de Waters en Velez. (Parece que habrá oportunida de resarcirse por las omisiones del pasado.) Pero por arriba de todo (y pasa el tiempo y lo sigo llorando), está el último recital de Lou Reed en el Gran Rex. (De algo sirvió: no se me pasa nunca más uno.)

5/11/06 16:20  
Blogger paula dijo...

gloooooooooooria!


patti es LA Bruja


qué putos el volumen de mierda, na?

5/11/06 19:29  
Blogger Lord Cheselin dijo...

Viste a Patti Smith: te envidio tanto pero tanto...

Su voz no es una mierda.
Ella es una diosa y un angel.

5/11/06 22:58  
Anonymous Matías Pailos dijo...

que putos el volúmen de mierda, efectivamente.

Y su voz: eso que decís.

6/11/06 13:31  
Anonymous p. de pau dijo...

Claro, ahora entiendo todo, ya se porque el rock nunca me cerró, si es como el peronismo...
Que buena crónica, igual le juro que disfruto más leyendo su apasionado relato que imaginándome ahí en medio de ese quilombo.
Recital que aluciné y lo vi porque era soporte de: Beck!!

Y sí... el recital de Lou reed fue maravilloso!

saludos.

p.d: ud. va a chusmear a lo de cutipaste en vez de comentarle algo a mi post anatómico, así no vale, eh?

6/11/06 14:43  
Anonymous Matías Pailos dijo...

Le pido mil perdones por mi indiscreción a usted también. Todavía no sé si me contestaron, sin embargo.
Voy a su post anatómico.

La odio con todo mi corazón por haber visto al mismísimo Rey de New York, como dijo Dios. Digo, Bowie.
¿No pensó en convertirse al peronismo? El movimiento es tan pero tan grande que hasta admite gorilas. (Si son bellas e inteligentes como usted, mucho más.)

6/11/06 16:19  
Anonymous Zatoichi dijo...

A mi patti me parece demasiado angel para ser la reina de la protesta... el poder to the people (pueblo diria un peronista, gente un gorila, ciudadano un macrista, personas creo que no diria nadie)
Yo estuve ahi... y no es que yo dijera que la mina estaba atras de pailos... claramente le tiro los galgos... el que es un machista (ma qué caballero, ¿o es lo mismo?) no se dio por enterado
Los cinco raperos adelante y tirandose centros (como enseño el maestro marcelo): ¡epetacular!

6/11/06 20:08  
Anonymous Guillermo Burros dijo...

Yo fui a la fecha sigfuiente la de daft punk. Y fue
A-L-U-C-I-N-A-N-T-E

6/11/06 20:10  
Anonymous Matías Pailos dijo...

Querido Zato, hay un episodio que por falta de espacio nos olvidamos de narrar. Voy a hacerlo ahora.
Pre BB, post Iluminados. Al fondo del terreno, un Zato con ganas de fumarse un pucho. ¿Qué hace? Se lo pide a la chica más linda del predio. Una chilena vestida como para cazar un elefante, tremendamente bonita. La piba le da un pucho, le prende el pucho, y ahí se acerca otro flaco. ¿Qué hace? Le pide un pucho. La chica se lo da. Después, todos nos alejamos. Increíblemente, nadie se le acerca. La chica claramente está esperando que pase algo. Un tipo que se atreva a decirle algo, por caso. Pasan los segundos, pasan los minutos. Nadie le dice nada. La chica desaparece.
Pasa a menudo. Y es un desperdicio.

PD: no me hable de Marcelo que me emociono.

6/11/06 22:21  
Anonymous p.de pau dijo...

ay ay ay...me corre con los piropos, muy bajo Pailos.
Sabe que pasa? una vez me patotiaron y feo cuando se nos ocurrió usar una de "sus" paredes en Morón City, tierras de Rousselot en esa época...que se yo.. es memoria emotiva que le dicen...
yo le retrucaría: que picardía, un muchacho tan talentoso e inteligente, tenía que ser peronista?

saludos.

p.d: usted pregunte lo que quiera, yo simplemente reclamaba un poco de atención a mis post!!!

6/11/06 22:59  
Anonymous R. dijo...

Ya te lo comenté en algún otro lado: el viernes desde que terminó Patti Smith y hasta que llegué a mi casa, fue infernal: tuve que irme del pogo de los BB a vomitar (fui a pedir una buscapina a la enfermería, y me dijeron que no podían medicar. Ni una aspirina, nada. Para colmo, cuando me voy con mi dolor me dicen '¿Te puedo hacer unas preguntas? ¿Podés hablar?' Y anotan mi nombre, mi DNI y la causa de mi visita a la pseudoenfermería.) Después volví, hice abstracción de todo cuando aparecieron los instrumentos y tocaron Sabotage (algo que había visto tantas veces en documentales de la banda y en videos, y que pensé que nunca iba a ver en vivo. Excelente). Después se van. La gente se queda esperando que vuelvan (¿cómo volver a salir después de ese final insuperable? A veces, HAY que quedarse con ganas de más) Yo deseaba que no volvieran porque me sentía muy mal y si salían, me lo iba a tener que perder (y prefiero, claro, no volver a verlos, pero no porque yo me lo perdí) Por suerte se fueron definitivamente. Ahí vomité de nuevo, con tranquilidad.

7/11/06 16:54  
Anonymous Zatoichi dijo...

si el proximo 17 de marzo pasan por river y ven luz, pasen... a lo mejor encuentran a los jú y a fú faiters.

7/11/06 21:33  
Anonymous Matías Pailos dijo...

Pau: los peronistas seremos todo lo mierda que quieran. Pero hay algo que no pueden negar: somos encantadores.
R: a veces HAY que quedarse con las ganas. Pero no eternamente.
Zato: El 18 me encontrarán sin voz y con un paro cardiorespiratorio sobre la Lugones.

7/11/06 23:09  
Blogger diario de una poeta mala dijo...

4 fechas que no te podes perder
9 de noviembre 20 hs
Lectura en la terraza
jue 9 nov 20 hs.
en diaz velez 5035 - 3ero 13.
parque centenario.

Terracita.
23 m² de poesía.
en las alturas.
en primavera.
Leonor Silvestri
Gabriela Franco
Natalia Fortuny
Diego Carballar

presenta:
TERRIBLE POESIA
¡terrible!
la entrada de gente solo será de 20 a 20.30
y es gratuita
++++++++++++++++++++++++


10 de noviembre
Celebramos los 2 años de Música Rara
En FM la tribu
10 de Noviembre a partir de las 20hs
en FM La tribu
Lambaré 873 Cap Fed
a las 20:30hs empezamos las lecturas
leen Laura Klein Leonor Silvestri Reynaldo Jimenez Fransisco Garamona...y posiblemente Maria Inés Aldaburu performatee...si termino un video también se va a proyectar: las lecturas de 10 a 15" max, y el tema y género libre
beso!


````````````````````````````````````
13 de noviembre
Centro Cultural de la Cooperación
Selva Dipasquale
Jorge Fondebrider
Eduardo Mileo
Osvaldo Bossi
Juan Pablo Fernández
Cecilia Pavón
Leonor Silvestri con Paula Maffia (Menudo Par de Fieras)
Srta Ki haciendo canciones francesas y alemanas de cabaret y su repertorio gitano
19 hs
+++++++++++++++++++++++
Martes 14/11, 19.30 hs.
El Ateneo Grand Splendid , Av. Santa Fe 1860.
La Imprenta Café y letras
¿Por qué la Poesía excede a los libros? Nuevas formas de transmisión.
Con Jorge Aulicino, Selva Dipasquale, Rodolfo Edwards y Leonor Silvestri.
Modera Jorge Fondebrider.

8/11/06 06:35  
Blogger cutipaste dijo...

Yo tengo la costumbre de que se me pasen los recitales a los que quiero ir, así que le parece podemos hacer lo siguiente: cuando haya algún recital que Ud. no piensa dejar pasar, me avisa. Si Ud. también es Bowieteísta no podemos tener gustos muy diferentes.

8/11/06 09:23  
Blogger heidi dijo...

malditos peronistas, siempre termino enamorada de uno

y sì querido, son encantadores, tienen ese no se que, como las vereditas de buenos aires...

8/11/06 13:01  
Anonymous Anónimo dijo...

Perdón que me introduzca, pero...ese Diego Carballar que frecuenta azoteas centenarias ¿Es aquel niño viejo de las páginas musicales de La conchudita?

Hache Erre

8/11/06 16:45  
Anonymous Matías Pailos dijo...

Mire, HR: si ella lo deja, introdúzcase.
Heidi: nunca me puso tan contento que me compararan con una veredita.
Cuti: lo mantendré al tanto. Pero ojo que yo tengo un costado punkito que no sé si compartimos.
Pueta: gracias por los avisos.

9/11/06 09:01  
Anonymous estrella-distante dijo...

Yo fui a la segunda fecha porque si bien amo ¨Horses¨ ver un icono de los ´60 con 40 años tarde es un poco fuerte. Pero bueno, este..gloooria.

Eh. Daft Punk es TODO.

13/11/06 14:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal