El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

24 julio, 2009

Una familia de rompebolas

Mi viejo:

– Mirá Nacho, vos sabés que tenés una madre de oro. Una vírgene. Una madona. Única. Con ella siempre tuvimos buen sexo. Yo siempre disfruté dándole placer a tu madre. Y más ahora, que desde la operación ni siquiera me salta (se me va para adentro). Pero también es mujer. Y como toda mujer, es una rompebolas. El otro día, por ejemplo. Era martes. Empecé el día bárbaro. En la oficina. Laburando. Tranquilo. Alegre. Feliz. Pero ella empezó a romperme las bolas ya desde temprano. No me acuerdo por qué era. Un problema con tu tía, creo. Yo no me quería enganchar. Me hacía el boludo. Le sonreía. Le decía piropos. “Bichito lindo…”. Pero ella seguía y seguía. Dale que dale. No paró hasta que me sacó. “¡¡Juana, por favor, no me rompas más las bolas!!”. Recién ahí se quedó tranquila. Decí que ahora tomo tegretol. Ves, en eso, vos medio que saliste a tu madre. Tu hermano siempre se pareció más a mí. Pero vos sos más parecido a ella. Siempre fuiste medio rompebolas. Te tomás las cosas muy en serio. Es más, en una época eras la imagen de todo lo que detestaba. ¿Qué? ¿Y ahora que dije? Sos tan susceptible. Sí, ya sé. Eso fue hace tiempo… ¿Te vas a comer esa aceituna?
Mi hermano.
– ¡Uy! Mamá es una rompebolas. Todo el día con la biblia rompiendo las bolas. Parece Flanders. No se relaja nunca. No para. Cuando me peleé con Maru le dije: “Má, no la llames. No te metas”. ¿Vos te pensás que me dio bola? A la semana ya la había llamado. Y encima, cuando le pido explicaciones, me caga a pedos. Y vos también sos bastante rompebolas. En eso saliste a mamá. Te hacés problema por todo. Planificás todo. No dejás nada al azar. Por ejemplo en Brasil. Que el despertador. Que la crema solar. Que factor 50 para la cara. Y el 35 para el resto del cuerpo. Y de chico, además de rompebolas, buchón. Todavía me acuerdo cuando fuimos a la psicóloga. Sí, con papá y mamá. Yo estaba en segundo grado. Te pusiste a llorar y les dijiste que me había sacado un dos en lengua y que había escondido la prueba. ¿No te acordás? Estuve un mes sin poder ver la tele ni jugar a los videos. ¡Un mes!

Mi vieja:

– Yo no entiendo porqué en esta familia todos dicen que rompo las bolas. Decí que yo nunca fui muy susceptible. Y que no le presto demasiada atención a lo que dice tu padre. Si no, me tendría que haber suicidado a la semana de casados cuando me dijo “Rajá, negra basurera”. Tu padre siempre fue un diamante en bruto. Pero que, ¿tu hermano también dice que soy una rompebolas? ¿Acaso ellos se creen que no rompen las bolas? Cuándo dejan todo tirado, los platos sin lavar, la cocina hecha un asco, ¿no rompen las bolas? Cuándo tu padre se levanta a las 5 de la mañana y empieza con los ruiditos en el baño. Los buches. El bidet. Las gárgaras. Y eso cuando no empieza con las preguntas: “Juana, ¿dónde está el vaso con los dientes?”, “Juana… Juana, no encuentro los documentos, Juana…”, “Juana, no viste donde estaban las llaves… Juana.”, “Juana los papeles del auto, los viste?”. Ah, sí. Los señores nunca rompen las bolas. Y tu hermano. Cuando se pone en pedo con los amigos y vomita en la puerta. O se van a hacer qué se yo qué y después te dice: “Má…, me pasás el teléfono del Dr. Diaz”, “¿Y ahora qué pasó?”, “Nada, má. No rompas las bolas.”, “No, nada, no. Ahora me decís que pasó.”, “Nada, es para un amigo. Nos fuimos de putas y se le rompió el forro.”, “¿Estás seguro de que es para un amigo y no es para vos?”, “Má, no rompás más las bolas. Ya te dije que es para un amigo. ¿Me vas a dar el teléfono o no?”. Eso no es romper las bolas. Sí, ya sé que demostrar que tu viejo y tu hermano son unos rompebolas no prueba que yo no sea una rompebolas. No sé si alguna vez te dije, pero te ponés bastante rompebolas con la lógica. Ves, al final una no puede decir nada. Sos muy suceptible.

Mi primo:


– Yo no sé, si serán rompebolas o rompepelotas o hinchapelotas. Pero sí sé que con una buena japi se les pasa todo. Cuando a una mina te la cojés bien, no te rompe más las bolas. La otra vez venía medio fusilado. Medio escabio. Pichula caída. No había Boston Group que me levante. Le eché un rapidito. De costadito. Un muertito. Como para irme a dormir relajado. Creo que ella no acabó. Igual, nunca estoy muy seguro cuando acaba y cuando no. Ponele que no acabó. Yo ya estaba roncando. A las siete de la mañana tenía que levantarme para ir al super. A laburar. Y la mina que se me pone a hablar. Una rompebolas. “Santi, ¿estás seguro que no tenés problemas emocionales?”, “…”, “Para mí que tenés problemas emocionales”, “…rmmm…”, “La verdad, no te tendría que haber dicho nada. Si tenés problemas emocionales es muy difícil que los veas”. Y así hasta que se durmió. Sí, ya sé. La culpa la tenemos nosotros que no nos las garchamos bien. Pero qué se le va a hacer. Una noche de bajo rendimiento la tiene cualquiera. Como diría el Fleco, no podés ser un ganador las 24 hs del día, los 365 días del año. Sí. “Con una sola Fleco, con una sola”.

Mi amiga Julieta, la policía de género:

– Ojalá ustedes se tuvieran que depilar. ¿Vos sabés que rompebolas que es depilarse? Vos sabés que rompebolas que es tener que ir toda arreglada a una fiesta. Pintada. Peinada.

Otra fuente inagotable de información acerca del fenómeno de romper las bolas es mi mejor amiga, Vale:

– Eee… Sí… De vez en cuando le rompo un poco las bolas a Nacho. “Te voy a hacer una remera” me escribe por el MSN. “Va a decir ‘Soy una RPBLS’. Y te la podés poner para ir al gym con tu amiga Patricia, mi ex. Eso sí, no te olvides de darle reliverán, porque parece que de sólo escuchar mi nombre le dan ganas de vomitar”. NMRMLBS. Así me pone en el Skype cuando sus acciones en el mercado de valores de la seducción cotizan a la baja. ¿Qué qué hago para romperle las bolas? Nada. Es un lunático. De vez en cuando le mando algún mail. Yo sé que le puede romper las bolas. Pero se los mando igual. El otro día me re respondió “Querida Valeria, te suplico, no me mandes más mails con boludeces. No quiero saber ningún chisme más del mundo blogger. Ni de de porqué la profesora Fernández no te pasó la nota del seminario. O que te quiso decir el Dr. Roxler cuando te dijo que la monografía que entregaste ‘estaba bien’. Y espero que interpretes esto como una rompebolas de regla, y no de acto. No sé si me explico. Quiero que sigas la regla ‘no me mandes más mails con boludeces’ y no que simplemente dejes de hablarme de tus problemas existenciales con el Dr. Roxler y la Dra. Fernandez, que sé, se resolverán a la brevedad. Besos. N.”. Sí, cuando tiene que entregar un paper no se le puede decir nada. Es tan susceptible. Tan rompebolas. Además, se toma todo demasiado en serio. Para mí que todavía la extraña a Patricia. Si no, para qué me dice lo del reliverán.

Nacho

27 Comentarios:

Blogger julieta dijo...

nacho y la rcnch d t hrmn.

juro que tenés los días contados. contadísimos...

24/7/09 13:20  
Anonymous Nacho dijo...

Jajaja
No es para tanto, cheeee

24/7/09 13:32  
Anonymous Matías Pailos dijo...

"Siempre fuiste medio rompebolas. Te tomás las cosas muy en serio. Es más, en una época eras la imagen de todo lo que detestaba. ¿Qué? ¿Y ahora que dije? Sos tan susceptible. Sí, ya sé. Eso fue hace tiempo… ¿Te vas a comer esa aceituna?"
Insuperable.
Corrijo: creo que NO quiero conocer a tu viejo. (Pero ahora veo que no salís de un repollo, guacho.)

24/7/09 13:46  
Anonymous Matías Pailos dijo...

"Y de chico, además de rompebolas, buchón. Todavía me acuerdo cuando fuimos a la psicóloga. Sí, con papá y mamá. Yo estaba en segundo grado. Te pusiste a llorar y les dijiste que me había sacado un dos en lengua y que había escondido la prueba. ¿No te acordás? Estuve un mes sin poder ver la tele ni jugar a los videos. ¡Un mes!"

Es bueno que empecemos a sacar los trapitos al sol.

Banda de sonido del post: "Growing up in public", de Lou Reed.

24/7/09 13:50  
Anonymous MP dijo...

“Má…, me pasás el teléfono del Dr. Diaz”, “¿Y ahora qué pasó?”, “Nada, má. No rompas las bolas.”

Maravilloso. Y la continuación:

“No, nada, no. Ahora me decís que pasó.”, “Nada, es para un amigo. Nos fuimos de putas y se le rompió el forro.”

Es lo que toda madre quiere escuchar.

24/7/09 13:52  
Anonymous MP dijo...

"yo sé que le puede romper las bolas. Pero se los mando igual".

Toda una declaración de generosidad y consideración hacia el otro.

24/7/09 13:58  
Anonymous Nacho dijo...

Gracias Fede por oficiar de DJ.
Me gustó mucho tu selección.

Igual, aclaro que todo es ficción proveniente de una mente afiebrada por la Gripe A. Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia.

24/7/09 14:01  
Blogger j. dijo...

Excelente. Ex-ce-len-te.

26/7/09 13:49  
Blogger julieta dijo...

sí, claro, porque no te cita a vos... así a cualquiera le parece excelente... jaja...

yo la re banco a la mamá de nacho.

26/7/09 14:21  
Blogger julieta dijo...

nacho: como policía de género, casi me da un infarto leyendo tu post. especialmente la parte en la que decís que tu hermano se fue de putas. tu familia también tiene los días contados por la policía de género...

26/7/09 14:26  
Blogger julieta dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

26/7/09 14:50  
Blogger julieta dijo...

ah, y sí, depilarse es muy pero muy rompe bolas. quién habrá sido el desgraciado al que se le ocurrió que las mujeres teníamos que estar siempre lampiñas como nenas de 12...

y ustedes se quejan de que tienen que afeitarse... pero qué manga de caras rotas... dios mío...

26/7/09 14:57  
Blogger e. r. dijo...

Como un mientras agonizo de bolsillo.
se parecen un poco demasiado los personajes, quizá.
no será el monólogo interior de alguien depilándose sentado/a en el bidet?
siempre un placer pasar por acá,
saludos

26/7/09 15:32  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Me encantó el registro puig para narrar las desdichas familiares a través de sus monólogos "¿Te vas a comer esa aceituna?" genial.
Abrazo

27/7/09 00:29  
Anonymous Nacho dijo...

Joti: Gra-cias. Un gran abrazo. Hace mucho tiempo que no nos vemos.

Juli: Mi familia de ficción es claramente poco género sensitiva. En la realidad, somos todos abolicionistas de la prostitución.

e.r: Gracias. El comentario de los personajes está muy bien. Siempre es el desafío para un autor cuando usa distintas voces generar singularidad. Por ejemplo en el caso de Bolaño y los detectives salvajes. Igual creo que algunos se parecen menos que otros. Yo los ordenaría en orden de singularidad así: "Madre, Padre, Hermano, el resto". ¿Qué opinás?

Ariel: tengo que leer a Puig. ¿Por dónde empiezo?

27/7/09 09:49  
Anonymous MP dijo...

te van a decir "Boquitas pintadas", y probablemente tengan razón. A mí me gustó más "La traición de Rita Hayworth".

27/7/09 11:08  
Blogger julieta dijo...

nacho: acá tenés material de lectura para tu familia de ficción:

http://generoconclase.blogspot.com/

yo leí La traición de Rita Hayworth, en TyA con panesi. me gustó mucho.

27/7/09 12:32  
Anonymous Ariel dijo...

Yo diría que empieces por el principio, con "La traición" e inmediatamente después prosigas con "Boquitas", cumbre absoluta del arte puigeano. Si te quedaste con ganas después podés continuar por cualquier lado, aunque "El beso de la mujer araña" y "The Buenos Aires affair" serían mis recomendados.

27/7/09 13:15  
Blogger julieta dijo...

están dando El beso de la mujer araña en el teatro El cubo, por el Abasto. a mí me dieron ganas de ir.

27/7/09 13:28  
Blogger e. r. dijo...

hola!
jaja, sí. igual resultan delirantes. como un compendio de estrés.
lo de parecerse lo decía por los síntomas, no por el registro o las voces, que son particulares.
saludos

27/7/09 21:56  
Anonymous Nacho dijo...

Banda: Gracias por las recomendaciónes puigueanas.

E.R.: Ok. Yo estaba más preocupado por las voces que por el contenido.
En todo caso, lo que digan tenía que producir algo en quien lo lee (¡Oh bendito "quien", refugio generosensitivo del lenguaje español!)

28/7/09 12:30  
Blogger Salgado Boza dijo...

putas que me reí con estas líneas Nacho. A ver si te vienes a Shile de vacaciones y rompes las pelotas por acá :P

29/7/09 15:16  
Blogger Cece dijo...

jaaa muy gracioso!

Nacho, tengo que decírtelo: la primera vez que te ví en el cumple de Julieta me pareciste un completo rompebolas. No parabas gesticular y hablar a los gritos. La segunda vez que tapaste mi tímida vocecita con tus acotaciones ya quería ahorcarte. El climax de tu hinchapelotez llegó cuando agarraste el palo de amasar de la mamá de Juli y empezaste a atribuirnos de a uno en uno, en el sentido de la ronda, toda clase de chistes obsenos con el adminículo. Al otro día le comenté a mi amiga "qué loco estaba Nacho con las caipi" y Julita me responde con total naturalidad: "borracho? Nooo.. Nacho es así".

Un saludo todos.

30/7/09 01:10  
Blogger julieta dijo...

cece: sos una genia.

30/7/09 10:03  
Blogger Cece dijo...

jaa Juli, espero no haber sido muy indiscreta (lo dije todo bajo el ala del respeto).

Besos.

30/7/09 15:40  
Blogger julieta dijo...

todo bien, cece.

las primeras veces que vi a nacho pensé algo parecido: "pero por dios, qué le pasa a este chico que está siempre exaltado!!??" y la verdad que todavía no sé lo que le pasa... jajaj...

besos.

30/7/09 19:31  
Anonymous Nacho dijo...

Salgado: Amigo, sera un placer salir a romper las bolas con usted.

Cece: Magnifica semblanza. Destaco dos oraciones:

"La segunda vez que tapaste mi tímida vocecita con tus acotaciones ya quería ahorcarte."

"El climax de tu hinchapelotez llegó cuando agarraste el palo de amasar de la mamá de Juli y empezaste a atribuirnos de a uno en uno, en el sentido de la ronda, toda clase de chistes obsenos con el adminículo".

Genial. Una polaroid de mi ser rompebolas. Podría escudarme en la borrachera, pero como Deleuze, aspiro alcanzar las mismas simas sin recurrir a ninguna sustancia.

Julieta: Vendettaaaaa!

30/7/09 20:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal