El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

11 abril, 2010

El bienestar de Carolina Sborovsky

Para cumplir con el deber, sólo basta con actuar correctamente. La receta es la misma para todos. ¿Te dan ganas de hacer una excepción en tu caso? Sos un garca. El problema de la felicidad es distinto. Los caminos hacia la felicidad no son todos iguales. Alcanzar la felicidad puede vivirse como un imperativo, pero distinto al imperativo categórico. El problema de la felicidad es el problema de los medios para alcanzarla. En El Bienestar, Carolina Sborovsky intenta contestar esta pregunta: ¿qué se necesita para ser feliz? Olvidarte de tu ex. Recordarlo. Listas, muchas listas. Ejercicio. Toda la sabiduría práctica que nuestros amigos nos puedan proveer. Terapia. Determinación. Incentivos y gratificaciones. Llamar a tu ex. Acostarte con él. Un claro sentido de lo que nos hace bien y lo que nos hace mal. Un botiquín bien nutrido de fármacos que nivelen tus químicos cerebrales. Un psiquiatra. Un homeópata. Una veterinaria. Un buen ginecólogo. Un controlador de plagas. Algunos candidatos a PAVs (posibles amores verdaderos). ¿Qué cosas se interpone en nuestro camino? Un ex novio. Ataques de pánico. Toda la sabiduría práctica de nuestros amigos. Ratas. Los profesionales nombrados en el párrafo anterior. Cándida/HPV. El gordo, ese vecino de mierda. La madre del gordo. Nosotros mismos, por supuesto.

Escrita en formato de diario, la novela de Sborovsky juega con el morbo de sus lectores y nos hace adictos a “ella”, autora del diario, personaje principal, narradora, madre, hija y espíritu santo de la acción. Antes de darnos cuenta, estaremos a la mitad del libro preguntándonos si va volver con su ex novio; si Salieri, el perro virgen, la va a poner algún día; qué va a pasar entre “ella” y su ginecólogo. Por suerte Sborovsky no nos ahorra detalles y nos cuenta todo con amor y sordidez (la de Salinger y la de las letras de Pet Sounds). Si somos sensibles a la prosa de Sborovsky, probablemente descubramos en ella un algo que está debajo de la superficie. Una intuición. Un sentimiento que nos deja intranquilos y perturbados. Incluso si no experimentamos esto, es improbable que permanezcamos neutrales frente a alguna de las muchas causas del bienestar que combaten en el libro. Defenderemos eufóricos la homeopatía o el Alplax; la terapia de grupo o la individual. No obstante, el bajón, en algún momento se hará presente “leer esto no me hace bien, se parece demasiado a mi vida”. Pero como dice A., el ex novio, aunque sepamos que luego nos vamos a sentir mal, estamos desesperados por la abstinencia. Ya somos adictos a la prosa de Sborovsky. Tenemos que llegar al final del libro. De ello depende nuestro bienestar.

Nacho


El Bienestar se puede leer completa online en la página de la editorial "El fin de la noche": http://elfindelanoche.com.ar/archives/1584

Etiquetas:

7 Comentarios:

Anonymous Nacho dijo...

Para los fetichistas de libros y aquellos mortales que todavía no tienen acceso al iPad pueden conseguirlo en Librería Prometeo (Casa Central), Av. Corrientes 1916, Ciudad de Buenos Aires o comprarlo online desde Argentina o el extranjero en www.prometeolibros.com o en www.amazon.com.

11/4/10 14:40  
Blogger julieta dijo...

oh my god! se parece demasiado a mi vida!!

11/4/10 19:13  
Anonymous Nacho (el original) dijo...

El Bienestar se puede leer completa online acá en la página de la editorial El fin de la noche.
Abrazo

11/4/10 19:17  
Anonymous Matías Pailos dijo...

Buenísimo que se haga foco en esa aspiración, deseo, concepto y palabra que recorre como policía mental cada segundo de nuestras vidas. Ya que me preguntan, prefiero "felicidad", pero los analistas insisten en convencernos de la ínsita maldad de eso que vive entre las comillas, así que huimos hacia un fin aparentemente más terrenal: estar bien. Lo que, como queda demostrado, no siempre resulta, porque lo importante no solo el el fin, sino también el medio -o el modo: buscar desesperadamente la felicidad, el bienestar, la gloria, la paz, la fama, la fortuna o el dinero, es estar desesperado. Punto para la autora. (Y como le dije al reseñista, "El bienestar" es un gran título.)

(El primer párrafo de la reseña es soberbio. Y esto: "Para cumplir con el deber, sólo basta con actuar correctamente. La receta es la misma para todos. ¿Te dan ganas de hacer una excepción en tu caso? Sos un garca", me encantó.)

12/4/10 12:01  
Anonymous Nacho dijo...

Gracias Fede por el autobombo. El párrafo es una versión siglo XXI de Kant: "Si ahora atendemos a nosotros mismos, en los casos en que contravenimos a un deber, hallaremos que... [nos] tomamos la libertad de hacer una excepción para nosotros, en provecho de nuestra inclinación."

12/4/10 15:07  
Blogger julieta dijo...

ajaja... me encantó tu versión siglo XXI del párrafo de kant... mortal...

besos.

12/4/10 16:19  
Anonymous ariel idez dijo...

Muy buena la reseña, Nacho, dan ganas de leer el libro de Sborovsky, buscar la felicidad y fracasar gloriosamente en el intento.

Abrazos

13/4/10 15:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal