El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

30 julio, 2010

Pailos miente




(Por Facundo G. V., tomado de su blog.)


Matías Federico Pailos miente. Miente entre los incautos. Dice cosas como: “Uno de los escasos consensos alcanzados en la filosofía contemporánea es que la idea de un punto de vista carente de todo aditamento personal es una idea carente de sentido”, lo cual tiene que ser falso porque si no Kant no tiene sentido. Y, si yo me cubriera con un velo de la ignorancia, preferiría la supervivencia de Kant a la de Nagel o a la de su discípulo sudamericano, Matías Federico.
Si Matías Federico miente, entonces es posible un punto de vista desprovisto de circunstancias personales. Que, y a todo esto viene el silogismo anterior, es el punto de vista que adopta el narrador de Auto de Fe. El problema es quién es el narrador.
El narrador es una deidad menor que, por ejemplo, acierta en el centro una de ocho veces, que crea planetas que duran catorce años y que explotan por los mismos ingredientes de la creación, que se deja cabecear en el área por Zeus. Una de sus creaciones, podemos aventurar, es justamente la de Matías Pailos. Matías Pailos aparece en su versión feto móvil y bebé rompebolas en cinco ocasiones; en cada una de esas escenas, la aparición de bebé Pailos es desencadenante de nuevos y desmedidos insultos hacia el padre Pailos, es la rotura de la cotidianeidad del problema habitacional de Buenos Aires en los finales de los 70. Pero lo más relevante es que cada vez que aparece bebé Pailos, el relato se detiene a contemplar qué hace él; tales actividades podrían formalizarse en una penta-disyunción de:
O patear en un terremoto O dormir poco O caer de la cuna O meter la cabeza entre las rejas O darle la espalda a su familia.
Por la regla deductiva de casos, sabemos que si a partir de los disyuntos de una disyunción se sigue la misma consecuencia, podemos deducir y afirmar esa consecuencia. ¿Cuál es la consecuencia aquí? Que bebé Pailos siempre está queriendo escapar. ¿De dónde? A mí me parece que quiere escapar del relato. Y quiere escapar del relato porque no es el protagonista excluyente, porque el relato no habla solo de él, sino que también osa hablar de otros que no son él, algo que las divinidades menores y onanistas no soportan. Bebé Pailos se quiere escapar del relato y en su manifestación de bronca termina apareciendo en él, como cuando nos queremos escapar de una casa y terminamos rompiendo la cerradura.
Si dejáramos de hablar de Bebé Pailos, podríamos decir que Auto de Fé cuenta la relación entre Papá Pailos y un conjunto numeroso de mujeres que, a diferencia del padre doble, parecen incapaces de comprender la posibilidad del desdoblamiento, de mostrarse de otra forma y de usar sus otros nombres; Papá Pailos es cagón pero también es Walter seductor y finalmente dispuesto a ponerle pelotas a la situación; Bebé Pailos es un bebé enojado de ser bebé. El protagonista del relato es, a pesar del bebé escapista, Papá Pailos; y éste, a diferencia de su primogénito, recorre el camino del héroe, demuestra complejidades, dudas, dobleces y al final transformación en el viaje.
Si Matías Federico no dijera mentiras y fuera, al menos, veraz, hubiera planteado el conflicto como corresponde: entre el padre y el hijo. Porque, de nuevo, lo que desata las puteadas contra Papá Pailos son las acciones escapistas del gurrumín; porque la imposibilidad constitutiva del relato para las ambiciones del bebé Pailós y, por lo tanto, el motivo para sus intentos de fuga, es que el protagonista es Papá Pailos. Ambos no pueden coexistir en el relato y Matías Federico lo sabe. Sin embargo, lo disimula. Quiere hacernos creer que el cuento es de otra cosa, que es sobre mujeres con hijos y represiones, que es la evidencia de la tesis de Nagel y, en realidad, lo que nos debería decir es esto: ¿Qué es un punto de vista desde la nada? No uno que no tome en cuenta los aditamentos personales sino un punta de vista que no tome en cuenta los aditmentos personales de Matías Federico Pailos. Lo que es imposible y, por eso Bebé Pailos constantemente se escapa a ningún lado, es no hablar de Matías Federico Pailos.

Etiquetas:

7 Comentarios:

Blogger Playmobil Hipotético dijo...

la verdad es que Facundo GV es un grosso; por cierto, Idez, ya viene tu desenmascaramiento..

30/7/10 12:50  
Anonymous MP dijo...

Tal como te comenté en tu blog: "Tu comentario no puede ser más inteligente. Como te dije, la idea de que quiero escaparme del relato es toda una revelación. Y ni siquiera es que lo quiera porque no soy el protagonista -no exclusivamente. (Por otra parte, si me logro escapar, todo es un embole insufrible, así que mejor fracasar en el intento.) (Tu comentario no es solo inteligente: es inspirado.)"
(Se lo voy a adjuntar a mi analista. Después dicen que la literatura no sirve para nada.)

31/7/10 01:52  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Muy buena reseña! Inteligente y acertada en su diagnóstico. Auto de fe es un hitazo de "El amor nos va a separar".

Espero estoico con la careta de Blue Demon.

Abrazos

2/8/10 12:02  
Anonymous Nacho dijo...

Sí, me gusta la lectura. Multiplica el conflicto edípico de los Pailos: padre, hijo y espíritu santo (¿narrador?).
Anotate un punto Facundo GV.

2/8/10 19:57  
Anonymous MP dijo...

sí, Nacho.

3/8/10 08:26  
Blogger e. r. dijo...

Hola, Matías y Ariel, por enfermo no fui... pero:
¡Felicidades!
Este fin de mes me agencio ejemplares (es un bajón, pero ya es principio y todavía no cobre...).
Saludos

3/8/10 19:03  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Gracias e.r.! Esperamos darle revancha en próximas presentaciones y/o eventos de lectura!
Cobre nomás y corra a comprar, igual los libros están baratitos. ($25 cada uno, una ganga)

Abrazo

4/8/10 11:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal