El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

11 febrero, 2011

Una venta

La vida es bella, la vida es hermosa, la vida, nuestro más preciado tesoro. Por eso estamos acá sentados charlando ¿No cierto? Sí, seguro que sí, es importante que estemos de acuerdo en este punto; si no nada de lo que le vaya a contar va a tener sentido, usted se va a ofender, yo me voy a enojar y los dos vamos a terminar esta reunión pensando que perdimos el tiempo y si hay algo que no nos gusta, que nos pone de mal humor, eso es perder el tiempo, lo digo en parte por mí, pero sobre todo por usted, que tiene todo el aspecto de ser una persona diligente, práctica, eficiente, corríjame si me equivoco, pero no se triunfa en los negocios perdiendo una hora para tomar cada decisión. La vida… qué maravilla, pero que cosa más hermosa, el milagro de la creación, de la existencia, ¿No es así? ¿No está de acuerdo conmigo? Sí, claro, qué gusto que sea así, ojo, no piense mal, yo no estoy acá para imponerle nada, pero en esto sí que tenemos que estar de acuerdo: nuestro trabajo se basa en el profundo amor que tenemos por la vida, usted incluso más que yo, la ama con locura, con pasión, se lo puedo decir con sólo mirarlo a los ojos… y bueh, son años en este oficio. Amamos tanto la vida pero, claro, a veces nos enfrentamos a uno de sus mayores contratiempos: a cambio de este don maravilloso de existir tenemos que estar vivos TODO el tiempo. Nacemos vivos y nos vamos a morir vivos, a la mañana nos despertamos vivos y de noche nos acostamos igual de vivos. Bueno, en el medio por lo menos dormimos ¿no? y es como un recreo que nos tomamos de la vida, salimos un rato a fumar un pucho, pero están los sueños, claro, y a veces incluso las pesadillas, y la vida se nos mete por la ventana y nos despertamos y nos volvemos a dormir y estamos vivos y si tenemos la gracia del sueño pesado igual, igual sabemos que seis, siete, ocho horas después nos vamos a despertar ¡Vivos! La vida es ese tren expreso que en el viaje de una estación a otra nunca nos permite hacer una escala para ver el paisaje que se escapa a toda velocidad por la ventanilla ¡Ja! Lo maté con esa, yo también tengo mi vena poética, qué se cree. Pero volvamos a lo nuestro: la vida cansa mi amigo ¡Si lo sabremos! Es la cosa más hermosa del mundo, nuestro bien más preciado pero cansa ¡Y cómo cansa! No la culpemos, no culpemos a la pobre vida ¿Cómo no agotarse con una cosa con la que, aunque sea la más linda del mundo, tenemos que vérnoslas todo el tiempo, todo el tiempo, la vida. Y eso por no mencionar el factor biológico, porque todo este cansancio tiene su razón de ser, usted no tiene que sentirse culpable por buscar nuestros servicios, al contrario, a usted lo ampara la historia de la especie: ¿Sabe cuál era el promedio de vida en el Imperio Romano? 25 años ¡25 años! ¿Se lo puede imaginar? ¿Cuántos años tiene usted ahora? 43, bueno, imagínese si su expectativa de vida hubiese sido de 25 años, la intensidad con la que habría atravesado su existencia. Ahora, en cambio, con 43 y una esperanza de vida que roza los 80 años cómo no sería… pero claro hombre, si ahora es considerado joven y activo un tipo de 70, con esa expectativa, digo, con esa punta de años todavía por vivir ¿Cómo no sentirse un poquitín agobiado por ese peso? ¿Cómo no sentir el tedio de los años vividos y de todos los que todavía quedan por vivir? Cómo cualquier otra cosa que se repite y nunca para, vivir cansa y no se puede no vivir. Estamos cansados mi amigo, usted y yo y el que ahora pasa caminando ahí por la vereda, todos estamos cansados de vivir todo el tiempo sin parar y queremos un descanso. Pero ni en pedo nos queremos morir ¿Estamos locos? ¡Queremos la vida por sobre todas las cosas! Amamos la vida como a la esposa del matrimonio feliz y duradero: un poco ya no la soportamos pero no podríamos vivir sin ella, sólo nos gustaría tener una aventura, un affaire, algo que nos permita sentirnos, si me permite la ocurrencia, no vivos por un rato. Pero mire usted si nos vamos a querer morir ¿O usted se quiere morir? Póngase una mano en el corazón, le pido que sea sincero conmigo… Bueno, tampoco es para que se ofenda mi amigo, es como le dije antes, a veces es mejor pasar por bruto y ahorrarse una pérdida de tiempo por un malentendido ¡Y ojo que no lo digo por usted! No se vaya a creer, las decepciones que me he llevado en estos años, pero no, con usted no, seguro que no, hágame un favor, acérquese un poco, sí, un poco más, le voy a decir algo en voz baja, usted me inspira mucha confianza, le tengo toda la fe, me la juego que va a convertirse en nuestro cliente y que va a ser uno de los que más le saquen el jugo a nuestros servicios. Disculpe si le hice pasar un mal momento antes, es que no tiene una idea de la cantidad de gente que no entiende nuestra propuesta, que nos toma por otra cosa, en fin, para qué meternos en ese terreno tan desagradable. Los terminales, esos son los peores, al que le veo pinta de enfermo ya lo mando a su casa antes de decir agua va, ¿Usted no estará enfermo, no? Qué va a estar, si se lo ve fuerte como un toro. Igual no admitimos terminales, le anticipo, sólo gente sana, en la flor de la edad. No me jure nada, no hace falta, de todas formas ya le voy anticipando va a tener que pasar una batería de exámenes, cosas de rutina, nada especial, pero esos terminales que vienen acá a pedir que… eso va contra la ley ¿Por quiénes nos toman? ¡Por quiénes nos toman! No, si, disculpe si me exalto pero ese tema me pone loco ya cuando veo a alguien medio pálido o con la depre lo mando a freír churros, pensar que hay gente que vienen a pedirnos que… en fin amigo, no es su caso, por suerte, lo supe desde que ocupó esa silla, puedo sentir como una corriente de mutua simpatía entre usted y yo. Entonces, usted dirá… que qué le recomiendo… qué le recomiendo… bueno, ya habrá leído el folleto, igual le voy a aclarar todo de nuevo. Hay un máximo de 5 pausas, en algunos casos menos, dependiendo del estado de salud del cliente, tampoco es moco e’ pavo lo que ofrecemos y la salud de nuestros clientes es nuestra principal preocupación y nuestro capital más importante. Así que no hay sexta pausa por más que insista y patalee y no tiene una idea de cómo nos han insistido algunos, la cantidad de plata que nos han ofrecido, un pila de guita, pero no, nada, somos una empresa seria y conocemos nuestros límites. Con cada cliente nos jugamos nuestra reputación, imagínese si uno de nuestros clientes… en fin, un escándalo, el fin del negocio. No hace falta que le diga que gozamos de un 100% de efectividad y por eso somos la firma líder en el sector. Pero hay que tener cuidado con esto, hay gente que se desespera, se vuelve adicta, quiere más y más, por eso las otras empresas, más inescrupulosas terminan teniendo tantos problemas y al final esos escándalos nos terminan manchando a todos, después se mete el Ministerio de Salud y amenaza con prohibir la actividad y perdemos todos. Hay que tomarse esto con calma, hay que saber medirse, hay gente que sale de una pausa y ya quiere meterse en otra. Por eso ponemos un plazo mínimo de un año entre una pausa y otra y también un año máximo de pausa, ¿Cómo? ¿Si sería posible tomarse más tiempo? Por ahí sí, pero creo que ya sería riesgoso para la salud, atrofias irrecuperables, por no hablar de la salud mental. Por eso acá ofrecemos asesoría psicológica sin cargo extra a cargo de profesionales especializados antes y después de cada pausa. Usted verá, es tanta la confianza que depositamos en nuestro servicio que las pausas aumentan progresivamente de precio, la primera es la de menor costo y de ahí en más se va incrementando, ¿Cómo dice? No, claro hombre, yo nunca hablé de bajo costo, sólo dije menor costo, ya quisiera usted que este fuera un servicio barato ¿Se animaría a ponerse en nuestras manos si le cobráramos una bicoca? Esto no es cosa de pobres, ellos ya están suficientemente entretenidos con la supervivencia, qué van a andar aburriéndose de vivir ¿No? Aunque usted no lo crea, el tedio es un lujo, y nosotros ofrecemos un servicio lujoso, pero no por eso menos imprescindible para las necesidades básicas de una persona de su categoría. No cabe duda: a usted le ha ido bien en la vida, y a mayor éxito, más cansancio, más necesidad de tomarse un descanso, una pausa, un recreo que nos devuelva la motivación perdida, ese hambre con el que encarábamos la vida cuando éramos pibes y recién empezábamos ¿no? O también las ganas de cambiar todo; borrón y cuenta nueva, también se hace mucho más fácil y justificable después de una buena pausa y yo creo que usted, mi amigo, va a experimentar grandes cambios, su vida va a dar un giro después de ponerse en nuestras manos, va a haber un antes y un después de experimentar nuestro servicio. ¿Y qué le recomiendo? Qué le recomiendo… hum… bueno, eso es algo muy personal, pero en base a mi experiencia yo le diría que empiece con una pausa corta, de unos 15 minutos, eh, espere, no se ría que no es chiste, eh, ya me imagino lo que estará pensando “este tipo es un comerciante, un vendedor nato, ya me quiere enchufar dos pausas en una”. No, nada más lejos de mis intenciones que lucrar con su situación y sus expectativas, todo lo contrario, mi objetivo es brindar la máxima satisfacción al cliente y por eso mismo lo aconsejo de esta manera, porque hace años que estoy en esto y conozco el servicio que estoy vendiendo, casi todos nuestros clientes, hasta los más convencidos y valientes, gente acostumbrada a los deportes extremos, adictos a la adrenalina, nos han comentado que en la primera pausa se sintieron superados por la situación. Las drogas que utilizamos no funcionan como la anestesia, usted es conciente de todo lo que está sucediendo todo el tiempo y, bueno, el cerebro es un bicho raro y no podemos saber por anticipado cómo va a reaccionar en ese momento, algunos nos hablan de alucinaciones, pierden la noción de donde están y cuál es el contexto, se olvidan de la pausa y se concentran en el HECHO y bueno, un poco de pánico se puede dar, paranoia también, un mal trip le dicen los chicos, un mal trip. Ojo que tenemos un noventa por ciento de reincidencia en nuestro servicio, o sea que lo bueno supera con creces cualquier cosa mala que pueda llegar a sentir pero, en fin, si usted sabe que la pausa es de apenas 15 minutos eso lo ayuda a relajarse, a estar sereno y eso es fundamental para tener un buen trip, para relajarse y gozar del viaje y dejar de angustiarse por la estación Terminal. Aparte una vez que entra en la pausa da lo mismo quince minutos que quince años, ¿Cómo? Bueno, no, espero no defraudar sus expectativas e igual confío en que lo viva, ja bueno, si a mi también me causa gracia, lo viva por usted mismo, pero no, nada, por lo que sabemos hasta ahora, nada, vacío total, black out, hasta la vuelta. Después sí, si le gustó y quiere una segunda pausa y seguro que va a querer, ya se puede tomar más tiempo y el viaje seguro va a ser mejor, va a disfrutar más del paisaje y va a tener la cabeza más apaciguada porque ya sabe que el boleto es de ida y vuelta, ahí yo ya le recomiendo una semana, para seguir la progresión; después un mes y si la quiere seguir aumentando, puede ir por un semestre y terminar con un año, pero bueno, ese es mi consejo, usted puede tomarse cinco minutos o un año de entrada, yo sólo le digo lo que me parece más idóneo ¿Se entiende? Bueno… me alegra verlo tan decidido, ya va a ver cómo se renueva su vida y se revitaliza después de tomarse uno de estos descansos, unas “vacaciones absolutas” como nosotros le decimos. Sí, si, por acá tengo un precontrato, espere que lo busque y si no encuentro ya le imprimo uno, no, acá tengo, sírvase, ¿tiene birome? Ah, okay, bueno, le pido que lo lea atentamente, son unas cuantas hojas pero no hay letra chica, eh, ja, ja, sí, las cosas claras. Después de la firma ya ponemos fecha para la batería de análisis y el psicodiagnóstico que tiene que pagar por adelantado, bueno igual va a leer todo eso en el precontrato, y si está todo bien, como no tengo dudas de que va a estar, ya empezamos la preparación para la primera pausa, sí, se puede pagar con tarjeta hasta 12 pagos con un 5% de recargo. Bueno, lo dejo que lea tranquilo en contrato ¿Un café? ¿No? bueno, lea tranquilo, lo dejo solo y vuelvo en quince minutos.

Ariel Idez

10 Comentarios:

Anonymous Nacho dijo...

Este va para el segundo libro. Me gustó mucho el tono que lograste del "vendedor" (sacaría el ja ja ja, no es necesario, tal vez como indicación de un guión o para el teatro). Y la atmósfera muy dickiana. Muy bien lograda. Sólido cuento.
Abrazo
:D

11/2/11 22:07  
Anonymous Anónimo dijo...

Ah, Vanilla Sky...
En cualquier caso, lindo estilo.
Anónima-

11/2/11 23:09  
Anonymous Pailos dijo...

En todo caso, Dick. (Ubik y su semivida, en particular.)
La idea es buenísima. Va como piña.

PD: Facu tiene razón.

11/2/11 23:48  
Anonymous Anónimo dijo...

Vosotros gustais de la en verga dura?

Un beso,

Clau

12/2/11 14:25  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Gracias a todos por los comentarios, Nacho, veré de eliminar el ja, Anonima, Vanilla Sky, Dick y siguen las firmas pero con un acento en el estilo, me alegro que le guste eso.
Pailos, Facu y Fabio Zerpa tienen razón, trabajaré en eso cuando entre en estudio.
Clau, no, os gustan medio blandengues.

14/2/11 10:21  
Anonymous Anónimo dijo...

Muy bien, Idez, al estilo de 'la falla'. Intriga dosificada y la vida que se fractura. No le sobra ni un ja, soberbio texto. Coincido con Mastro, gran tono el del vendedor.

Teddy

14/2/11 12:09  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Gracias Teddy.
Abrazo

14/2/11 12:51  
Blogger julieta dijo...

muy bueno, sí. todavía me gustaría saber qué imagen tenías en tu mente cuando escribiste La falla. no me olvido de ese cuento.

15/2/11 20:19  
Blogger el trico de José Ingenieros dijo...

Excelente cuento, coincido con Nacho, merecería formar parte de otro libro. Lo releo y el texto me gusta todavía más. Un abrazo

15/2/11 21:21  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Gracias Julieta, ese cuento no nació de una imagen sino de un estado de ánimo: estar partido al medio y sin embargo seguir andando, remendado, como se pueda. Aunque no lo parezca es un relato optimista.

Gracias Trico, procuraremos encontrar pronto un libro donde alojar al cuento.

Abrazos

19/2/11 11:49  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal