El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

03 septiembre, 2007

Yo, robot

Probablemente sea en “El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce” donde Gramsci enunció esa pelotudez de que la mecanización del trabajo favorece la creatividad. La idea, a trazo grueso, era la siguiente: los primeros pasos frente a una tarea, no importa cuán normalizada o sencilla sea, siempre suponen, si se pretende realizarla correctamente, un grado elevado de concentración que redunda en toda nuestra escasa conciencia chupada por la labor y la tarea. Pero, claro: si los eslabones de la faena están estandarizados, si son reiterados una y otra vez hasta el hartazgo, creamos eso que Hobbes (o Locke o Hume) llamaban una “segunda naturaleza”. Nuestro cuerpo obra por uno, obra solo y en una dirección determinada. El trabajo ‘se hace solo’, y esto es falso: quien lo hace es nuestro cuerpo, esto es: lo hacemos nosotros. Pero, eventualmente, con radical prescindencia de nuestra conciencia. Gramsci argumentaba (o meramente sugería, acaso afirmara) que esto liberaba a la mente (nótese: sin drogas involucradas en el proceso) para ocuparse en variopintas tareas o faenas o labores creativas, desde el diseño de la cucha del perro a la composición de una suite orquestal. Leí (estudié) eso y dije: este tipo podrá ser muy pillo pero no laburó en su vida. Las ocupaciones mecanizadas, sí, vacían tu mente. Ahora bien: no permiten que se llene con nada. Uno permanece ayuno de preocupaciones y ocupaciones, es cierto, pero en ningún modo está libre para un nuevo amor. Basta con decidirse a diagramar la grilla de actividades post-rutina laboral para que el mecanismo falle, el formulario se llene mal, la máquina se trabe, la computadora se cuelgue, la sierra hache la mano. Este tipo de trabajos no requiere conciencia, pero requiere no conciencia –y es implacable en su requisitoria. Gramsci, creía, erraba de lado a lado. Hoy día, alejado hace tiempo de tareas y faenas y labores a las que pretendo nunca más volver, creo que algo de verdad había en la intuición de Gramsci.

Qué cosa, ¿no? Pero estaba en Gramsci la ambición de pensar todo el tiempo, de actuar todo el tiempo, de crear todo el tiempo, de no relajarse nunca. Qué cosa, ¿no? Debió haberse relajado. Debió haberse fumado uno. No puedo, no obstante, decir que no lo entienda.

Fallaba con el trabajo, ¿no? El trabajo, por decir poco, aburre, y ese es el menor de sus males. No: nada bueno puede (usualmente, ceteris paribus, en circunstancias normales) salir de un trabajo al que se está atado. Pero, obligado a concurrir a una pileta como parte del proceso de recuperación de mi rodilla, descubrí que la labor física reiterada y no competitiva, desprovista de las distracciones musicales o radiales, dispara ideas. Como siempre: si uno toma la decisión de que dispare ideas, todo se vuelve más difícil. Como en muchos ámbitos, la voluntad, aquí, es óbice y obstáculo más que estímulo y ayuda. Las ideas fluyen, advienen, se escancian. Mejor no hacer nada. Ni para impedirlo ni para acelerarlo. Mis textos filosóficos y literarios se vieron mejorados con su ayuda, nuevas ideas, nuevos proyectos y estrategias vieron la luz bajo el agua, entre brazada y brazada, entre patada y giro. Sé que hay un cuento de Cheever intitulado “El nadador” (está en “Relatos II”; me estiro y lo veo en mi biblioteca: al lado de un Vila-Matas y un Haddon). Sé, porque Cioso me lo contó, que hay un cuento de Saer protagonizado por otro o el mismo nadador. Recuerdo o al menos creo recordar que el propio Cioso escribió un cuento con todo esto. Presiento, intuyo que todos ellos se centran en lo mismo: la conciencia del nadador mientras nada, la conciencia de su propio esfuerzo, de su propio físico, de sus objetivos y lo más importante: de lo que nada tiene que ver con el tema. De planes y proyectos pergeñados durante el nado. De opciones narrativas. De iluminaciones. De decisiones vitales tomadas en una bocanada.

Matías Pailos

Etiquetas:

11 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

la teoria cognitiva dice que cuando adquieres una habilidad no necesitas concentrarte al realizarla, tanto que solo sería cuestion de practica el poder realizar dos o tres actividades a la vez, claro ciertamente no estarías en ninguna ¿no? una vez hicimos un ejercicio en clase, debias escribir tu nombre muchas veces, luego debias, mientras seguias escribiendo imaginar tu habitacion, luego mientras continuabas escribiendo e imaginando, debías sentir tus rodillas y el calor de tu cuerpo, nadie lo logró, aunque la teoría decía que sí se podría.

pero nadando uno puede relajarse tanto, bajo los blup blup que puede desaparecer del mundo y perderse en otro...

igual la mente siempre se escapa y el crear es inherente a ella

4/9/07 21:34  
Blogger Misterioso Desconocido dijo...

y bla bla bla, ahh, y se me olvidaba, bla bla bla

5/9/07 06:58  
Anonymous MP dijo...

A: la "teoría cognitiva" a la que aludís, entiendo, está en lo correcto. Digo: en general es así. Aclaro: siempre que la actividad repetitiva no sea laboral. Si lo es, el factor de esfuerzo, carga, obstáculo y aburrimiento dificultan severamente todo aprovechamiento potencial.

MD: gracias por tu sesuda contribución.

5/9/07 13:27  
Blogger Hipotermia dijo...

Claro que Gramsci lo dice mucho mejor que la TC, y con elegancia.
Y todo sugiere que nadar placidamente no es lo mismo que accionar un botón trescientas veces al día por la productividad.
Digo, la comparación me suena forzada, querido MP. Habría que ajustar a qué se refieren usted y Gramsci por 'trabajo' físico.
Sin embargo, para nada estoy de acuerdo con misterioso desconocido. Me encantó "Yo, robot" y a menudo pienso en la misma dirección. Ahí.
Besos y guiños al Mate Tuerto.

5/9/07 22:26  
Blogger Libelula de Acero dijo...

Desde que empecé a leer recordé algunas situaciones sexuales en las que el movimiento físico se convertía en mecánico y yo en mi momento más creativo. Por supuesto nunca era un buen momento para interrumpir y decir, bancame un toque que escribo un texto y seguimos.
Iba a justificar diciendo que es una variable femenina por demás frecuente, pero el público femenino de MT me acribillaría. Elijo el discurso personal.
Pero la idea está, nadar, coger. Todo muy cerca.

6/9/07 11:09  
Anonymous MP dijo...

Hip: creo que lo único que se puede extraer de positivo de la tesis de Gramsci es esa comparación. Pretendí indicar que, es verdad, la mecanización favorece la 'liberación de energías creativas', pero que eso no ocurre cuando la mecanización tiene lugar en el área laboral. (Gracias por los guiños. Mucho más por los besos.)

Lib: tremendo. No: no da que pidas minuto en medio del partido. (Por lo menos no para eso. Si, por caso, lo hacés para decirle: "mirá, más despacio/fuerte/tocá acá/decime esto, aquello o lo de más allá", bueno: eso es otra cosa.)

6/9/07 11:57  
Anonymous vero dijo...

no sé si pasará lo mismo con todos los deportes, el nado te da unos metros (cuando manejás al menos un estilo medianamente) en los que sólo sos la actividad y eso, creo, te organiza y ayuda al fluir de las ideas: no es que estás corriendo en una cinta, tenés un límite en la pared de en frente, donde cambiás el ritmo y pegás la vuelta.
no sé si viene a la caso, pero una amiga decía que la actividad deportiva, esa que te saca todo pensamiento al terminar-se (como la natación o el spinning, seguro alguna lectora conoce la disciplina) es como el sexo sin amor. capaz es una obviedad, me acordé y quería compartirlo.
obviamente estoy de acuerdo con toda la crítica a la rutina laboral y voy a agregar: la rutina laboral es una mentira, cuidado.

7/9/07 09:50  
Anonymous MP dijo...

no creo que la natación se diferencie tanto del (cuidado: arcaísmo) footing. Sí puedo entender que la cinta y su curioso estatismo decoren a esa actividad con un plus de estatismo.
Con respecto al sexo con y sin amor, me remito a Woody Allen. El sexo con amor es lo mejor. Pero lo segundo mejor es el sexo sin amor.

7/9/07 10:53  
Anonymous Zedi Cioso dijo...

Es raro que haya tardado tanto en escribir mi comentario, aunque supongo que la demora se justifica en la búsqueda, infructuosa por cierto, de los textos aludidos por Pailos en el post. Lo de Saer, por ejemplo, que no es un cuento, sino un fragmento de, precisamente, Nadie Nada Nunca (¿Mi novela preferida de Saer, acaso?) y no se trata de un nadador sino de un (barbarismo) "bañero" que busca hacer algo tan absurdo como batir un record de flotabilidad y se abandona panza arriba a la deriva del río, flotando innane al fluir de la corriente sin dirigirse a ningún lugar, un poco como la prosa de Saer. Mi cuento, que también busqué en vano, era una suerte de "respuesta" (ja, ja) y se me ocurrió escribirlo tras correr una maratón acuática de 9k en el río Baradero. Trataba de describir lo que siente un tipo que bracea al límite de sus fuerzas durante una hora y pico en el río. Nunca lo pasé en limpio, me gustaría releerlo para reirme un rato.
Y last but not least, yo estoy de parte de los acuáticos que creen que el agua sí hace la diferencia.
He tratado de abordar la cuestión en un viejo post titulado "Nadar Escribir" donde afirmaba lo contrario de este: que escribir ininterrumpidamente generaba un automatismo que nos permitía fluir exactamente como cuando nos abandonamos al nado metódico y continuo.
Insisto con que estar adentro del agua lo modifica todo, ni que hablar si el agua está caliente (regresión intrauterina, etc). Ayer precisamente mientras nadaba espalda sumergí la cabeza adentro del agua y observé el techo: era como mirar desde el otro lado del espejo.

11/9/07 10:37  
Anonymous p. de pau dijo...

Y a mí se me había pasado el comentar por acá (quedó en mi cabeza).
Siempre, en algún momento de la cuestion acuática, me viene la imagen de J. Binoche tirándose al agua en "Bleu".

El agua siempre salva.

Nadar subacuático boca arriba te da una sensación muy extraña, pero hermosa, pensaré en la imagen de zioso del espejo.


gracias, muy buenos post ultimamente.

11/9/07 23:00  
Anonymous ZC dijo...

Muchas Gracias Pau, nos alegra estar en alza. (Me tomo el atrevimiento de responder en representación de MP que está de gira por Tucumán)
Saludos

12/9/07 12:18  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal