El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

10 mayo, 2010

Receta de risotto

¿Te acabás de mudar solo y no sabés hacer ni un huevo frito? ¿Tenés gente a cenar y querés quedar como un campeón de metegol? El afamado cocinero Nacho M., rey del Mambo de Almagro, te enseña en nueve sencillos pasos como hacerle creer a la gilada que te criaste entre marmitas y sartenes. Ahí va:

******************

¿Risotto para dos? Vamos a hacer risotto de hongos -el plato de los príncipes.

1. ARROZ. Hacete una pequeña inversión y comprá arroz carnaroli en el
chino (marca gallo oro, 500g = 16 ARG aprox). Es el arroz para el
risotto. Si no hay, vamos con el doble carolina. El arroz se calcula
para dos personas o un poco menos.

2. HONGOS. Tenés que comprar hongos. Tus opciones son las siguientes:
champignones, portobellos y hongos de pino seco. Lo mejor es combinar. Si comprás hongos de pino secos (o cualquier hongo seco) los tenés que remojar en agua caliente durante 5 minutos. Los cortás como te gusten y los dejás separados.

3. CALDO. Preparas una buena olla con calditos. Mínimo litro y medio
mejor que sobre y no que falte). Le ponés calditos a gusto (que no
esté muy fuerte, pero tampoco una agüita. Igual si te queda sin gusto es mejor que que te quede fuerte porque al final siempre le podés agregar más). Una vez que hiciste el caldo lo mantenés hirviendo a fuego mínimo o lo dejás ahí y prendés el fuego cuando empieces a hacer el arroz.

4. CEBOLLA. Picas bien chiquita una cebolla tamaño mediana. La dejás
separada.

5. QUESO RALLADO y MANTECA. En algún momento rallás una buena cantidad de queso (200 grs aprox. puede ser un poco menos) y lo mantenés separado. Acordate de tener manteca en la heladera (100 grs es suficiente). Estas dos cosas las vamos a usar al final.

Hasta acá los pasos previos.

6. LA BASE. Con todo listo, agarrás una olla distinta a la del caldo y la ponés al fuego mínimo. Tirás un cacho de manteca (25. grs) y saltas la cebolla que picaste chiquita. Tomate tu tiempo, podés subir el fuego un toque para apurarla, pero tampoco queremos que se queme. Le podés echar un poco de sal fina para que la cebolla largue los juguitos. La probas y te fijás que no tenga gusto a acidez ni que esté crocante. Cuando esté casi lista, le tirás los hongos cortaditos. Los saltás con la cebolla, también con fuego bajo. Y le vas agregando de a poco el arroz. Y también saltás 30 segundos todo el arroz. Vas a ver que se pone medio trasparente porque chupa la manteca y el juguito.

7. EL CALDO. Una vez que tenés la base lista, vas a ir echando el caldo en la olla con el arroz con un cucharón sopero, y revolviendo en ochos con la cuchara de madera hasta que el líquido se agote, y otra vez, cucharón de caldo, revolver con la cuchara de madera el arroz en ochos, hasta que chupe todo el caldo, y otra vez, cucharón de caldo... ad infinitum. Subí el fuego. Pensá que cuando eches el caldo tendría que estar hirviendo y hay que mantener ese calor para que se cocine el arroz. Esto te puede llevar 20 o 25 minutos todo el tiempo haciendo ochos con la cuchara de madera. La idea es que el arroz suelte todo el almidon y te queda una pasta cremosa. Andá probando el arroz (después de los 10 o 15 minutos) para ver que tal está. Si le falta gusto, podés meterle medio caldito más ahí, de una. Si está duro, hay que seguir dándole al caldo y revolviendo. ¡Ojo! El buen rissoto se termina de cocinar en la mesa. Así que cuando lo saques, tiene que estar un poco durito por dentro. Igual, confiá en tu paladar, lo peor que te puede pasar es que se te pase un cacho.

8. MONTAR EL RISOTTO. Una vez que ya te quedó el arroz como te gusta,
apagás el fuego y le tirás el queso rallado y manteca a gusto (mucha
> > manteca, 50 grs por ejemplo). Lo revolvés con la cuchara de madera todo y listo. Podés echarle también un poco de pimienta negra o lo que se te ocurra.

9. A COMER.

Etiquetas:

10 Comentarios:

Blogger Estrella dijo...

A falta del arroz carnaroli, el doble carolina cremoso se la banca muy bien.
Lo mejor del risotto: el punto 8, el momento del montado. Qué rico.

10/5/10 12:50  
Blogger j. dijo...

Primero, mis aplausos, reverencias y felicitaciones por este servicio al Hombre que Vive Solo y Se la Banca. Sobre todo por las hordas de féminas que podremos esperar, en el futuro, que el caballero nos invite a comer a la casa y no nos largue el clásico plato de fideos con crema de leche. Aj.
Segundo, pregunta técnica al Gran Nacho de las Pampas: ¿los hongos de pino se remojan sólo cinco minutos?

10/5/10 13:51  
Blogger j. dijo...

Otra opción para quedar como cocinero flashero: si uno se arma de un limón (o más), se puede rallar la cáscara y hacer jugo. El jugo se añade cuando el arroz absorbió el aceite de las cebollas, como primer líquido, y después se sigue con caldo. Un rato antes de que esté, se le añade un poco de ralladura. Al fina de todo, un poco más de jugo, el resto de la ralladura de limón, y se arma con crema de leche. Risotto de limón: más palermitano no hay.

10/5/10 13:53  
Blogger julieta dijo...

ehhh... de más está decir que me parece todo muy complicado... adhiero a la nueva moda de los hombres que viven solos, cocinan y se la bancan. yo lavo los platos.

10/5/10 14:27  
Anonymous Anónimo dijo...

Echarle. Saludos

10/5/10 15:48  
Anonymous Nachoff dijo...

J.:Los hongos de pino está bueno remojarlos con un sobrecito de té común, 5 minutos o lo que tarde en hablandarse (podés sacar el sobrecito un toque antes, para que no te quede cargado). Después también podés probar de echarle el agua del te y el hongo de pino al risotto.
Por supuesto, todo lo que digo puede ser contradecido por Narda. En ese caso, hacerle caso al cheff de mayor experiencia.

10/5/10 23:12  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Voy a entregar mi testimonio como devoto del nachismo culinario: yo, que no salía de la salchica con puré, puse en práctica esta receta y sorprendí con un asombroso (para mi pericia en la cocina) risotto con hongos. A continuación, mi humilde aporte:
*Si no hay pinos podes ir para adelante sólo con champignones
*En efecto, el doble carolina cremoso va como trompada (yo usé el Asahi)
*Para el caldo se puede reemplazar los cubitos por verdurita (la venden en todas las verdulerías bajo esa denominación). Después también se puede colar la verdura y agregarla al costado del plato junto al risotto o tomar la sopa de verduras como entrada.
*Dijo nuestro gurú de la cuisine: "El caldo es el alma del risotto"

Muy pronto en librerías: el manual de recetas del hombre que vive solo y se la banca.

11/5/10 10:29  
Blogger julieta dijo...

ehhh no les parece que están exagerando? es arroz cocido... hace falta darle tanta vuelta para comer un plato de arroz?

11/5/10 18:51  
Blogger Playmobil Hipotético dijo...

hagamos esto julieta: yo hago un arroz con atún (con mis ollas, que tienen unos débiles centímetros de metal que las separan de la nada) y nacho hace un risotto del HQVSSLB (hay que buscar otrs siglas); si te gusta más el mío, o si lo encontrás igual que el de HQVSSLB, puede ser que tengas algún problemita.

12/5/10 04:24  
Blogger julieta dijo...

ajaja tu descripción de tus ollas me hace acordar a lo que dijo una vez nacho mirando con desprecio mi (única) ollita: "- esto... esto es de Tamy La cocinera." ajaja

el atún me encanta! hay algo muy fácil que se puede hacer con arroz y atún: un pastel primavera (o como se llame). dejás enfriar el arroz y luego lo mezclás con atún y mayonesa y le podés poner huevo, aceitunas y no sé qué más. lo ponés en un molde y lo metés en la heladera. luego lo das vuelta y queda como una torta pero de arroz y atún. es re rico!! jaja

no pierdas las esperanzas de ganar, PH!! jaja

pd.: no entendí las siglas...

12/5/10 12:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal