El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

07 marzo, 2012

Adolescente conurbanoer en los noventa salta a la gloria literaria

Ariel Idez sostiene una tesis arriesgada: “Los años felices”, de Sebastián Robles, es un libro que clausura los noventa. El dictum, además de falso, es tremendamente atinado. LAF es una (novela) de los noventa, porque 242 de sus 243 páginas están ambientadas en la década infame del país posdictadura. Como bien se ocupa de aclarar la contratapa, LAF es, además, una novela de iniciación -pero también una Bildungsroman, en homenaje a los arios antepasados del autor. Con decirles que es de Ballester y todo- que arranca desde el mismo momento en que empieza la carrera hacia la madurez, la vida adulta y la muerte, tarde o temprano.
Como la adolescencia, el libro empieza con una paja.
Corrijo: empieza con una discusión entre amigos acerca de la paja. Y alrededores. Por ejemplo, con una indagación plenamente especulativa acerca de a quién le salta y –esto es más importante- a quién no. Rápidamente se delimita el círculo de amigos –Eric –el protagonista-, Hernán y Diego- que va a empujar la historia para adelante, hasta su desmembramiento, o, mejor, disolución en la década siguiente. En este sentido, es una novela realista, al menos si se cree que la realidad es entrópica. Uno no termina haciendo lo que quiere –ni con quienes quiere-, sino, en los mejores casos, lo que puede.
En tanto historia de crecimiento, LAF es el relato de una educación sentimental. Que, como toda educación sentimental, se parece más a la serie de cursos impartida por la afamada “Universidad de la Calle”, que por los sesudos programas bajados, cual Mosaicas Tablas de La Ley, desde los claustros académicos. (Que –agradezcamos al cielo- solo requieren el ejercicio de la inteligencia sostenido por la paciencia del estudio.)
Ahí nomás, en el capítulo 2, Eric conoce a la mujer de la novela: Vero. Y, sintomáticamente, lo hace en uno de los lugares icónicos de la década (y de la pasada también): Cemento. Robles, como Houllebecq (el de “Las partículas elementales”), arranca de observaciones y desde la más pura especulación sociológica, como introducción y marco para lo que pasa en la novela, tanto dentro como fuera del corazón de los personajes. Pero, a diferencia de Houllebecq, lo que más le importa es esto último. Robles es un tierno. Y un sentimental. Y un canalla nostalgioso de la peor calaña.
“Quise besarla.
-Seamos amigos, dijo.”
Página 216. Poder de síntesis, que le llaman.
“Después contó de su trabajo. Era abogado. Me preguntó por mi familia. Le expliqué lo que pude, sin tartamudear. Cuando nos sentamos a la mesa, Vero me apretó la mano. El padre no la vio. La madre nos sonrió. Tengo suegros, pensé. Una novia. Una familia política. Yo estaba contento.”
Ipso facto, el remate:
“Y me agarró acidez.”
El mejor personaje de LAF se llama Mariano, y es un sociópata en toda regla. Aparece en la parte final del libro, para espantar a sus personajes colegas, y alegrar la vida del público lector. Amenaza a la concurrencia de bares, dice barbaridades a las minas, muestra el culo tatuado con la cara de la vieja. Al toque, nos enteramos de que le dicen “el 22”.
Mariano no tiene lugar en la novela, y Robles lo ahoga apenas saca la cabeza del agua. Es que el núcleo de LAF es la vida estándar de un pibe de barrio, con la cual representar la vida estándar de pibes de barrio intelectualizados, nerds, freaks, en una década como no habrá otra igual. Neurosis, me acotan. La psicosis tirapiedras no puede entrar sin dejar todo patas para arriba.
Así que se queda afuera.
Se nota que Robles es un fanático del género, así, en singular. Pero también en particular: del terror –literario y audiovisual-, de la ciencia ficción –literaria y audiovisual-, y de lo trash y clase-B –audiovisual, más bien. En la novela, se explotan estos ámbitos como referencias, pero rara vez como recurso. Y está bien. La novela es sentimental y coqueta, tierna y cotidiana: lo extraordinario queda está fuera de lugar. (Falso, ¿no? En la vida de cualquier gil hay punctums notables. Entonces –rectifico-: no hay lugar para más cosas extraordinarios que las que decoran la vida de cualquier hijo de vecino.) No sorprende, entonces (perdón, Robles: voy a contar otra parte del libro), que, tras el final del capítulo 15 -“Llegó puntual. Entonces fuimos a la casa embrujada”-, el viaje al corazón del miedo termine así:
-¿Estás asustada?
-Un poco –dijo.
-Yo también.
Me acordé de la pareja feliz que había vivido en la casa y de cómo había terminado. Todo pasó rápido. Ella gritó un poco, aunque después me dijo que no había dolido tanto. Cuando terminamos, nos tapamos con la frazada. La besé”.

Matías Pailos

Etiquetas:

4 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

ayer, paseando,abrí un libro que estaba dedicado a vos. a federico y/o matías pailos. gracioso, eh?
http://franciscarueda.wordpress.com/

20/3/12 14:35  
Anonymous Anónimo dijo...

And a key to the programs success will be the development and
implementation of an outreach and education campaign to
encourage participation in the CLASS program.

Go here to instantly download Yeast Infection No More Book What precisely makes Yeast
Infection No More Book unique is the degree of focus that is given to
each and every aspect needed to attain permanent escape from candidiasis linked symptoms.
licitations with regards to making ones cachet that is most certainly Talbots at present.
Barak occurs for one Social gathering in one these kinds of gem stones.
You must be introduced with a display screen
with several alternatives one particular of which will be safe
mode with networking.

Feel free to surf to my web page States of the Church

11/4/13 04:13  
Anonymous Anónimo dijo...

It is said that the celebrations will greatly add to Egypt flights from other African countries
as well as western countries with dense Christian population.
The newspaper printing machines available online these days are superior in performance.
The cache of mummies of high priests of Amun at Deir el-Bahri has also
yielded a large number of private coffins of the 21st Dynasty (1069 945 BC).
As of now, I can only speculate that there are more good than
bad to go on-line for the newspaper publishers in Malaysia as apparently
there has been no case where a newspaper publisher has gone bust.
The second and major mutiny ends with a bang and not a whimper.



Look into my blog post ... egyptian newspapers

19/4/13 18:08  
Anonymous Anónimo dijo...

Hello there, just became aware of your blog through Google, and found that it's truly informative.
I am gonna watch out for brussels. I will be grateful
if you continue this in future. A lot of people will be benefited from your
writing. Cheers!

Feel free to visit my website; partial intestinal blockage

30/8/13 03:34  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal