El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

28 abril, 2007

Comida étnica

I

Sansi, el mercader, se embarcó en un peligroso viaje a través del mar prohibido para hallar una nueva ruta al país amarillo. A mitad de su viaje se desató una violenta tempestad y su nave naufragó. Sansi se aferró a un madero y el agua lo condujo a una isla desconocida. Los habitantes de la isla lo encontraron en la playa y lo llevaron ante su rey. Desconocedor del idioma que hablaban los nativos, el mercader extrajo la flauta de madera que siempre llevaba atada a la cintura y comenzó a tocar. El monarca resultó ser un gran amante de la música y acogió a Sansi en su palacio. Tiempo después lo casó con su hija menor. Así vivió veinte años hasta que un día decidió retornar a su tierra, puesto que nadie en la isla lo retenía contra su voluntad. El rey mandó cortar el árbol más grande de la región y ordenó que lo ahuecaran y construyeran con él una canoa para Sansi y su familia. El mercader cargó el buque con sándalo, caoba y otras maderas valiosas que le proveerían fortuna en su tierra y embarcó a su mujer y sus dos hijos, que ya tenían edad para cazar sus propias presas. Pero al desembarcar en su tierra natal ya nadie lo recordaba. Los soldados que los encontraron tomaron a Sansi y su familia por contrabandistas y los llevaron arrestados ante el prefecto de la región, que decidió colgarlos sin juicio previo y colocar la extraña canoa gigante sobre altos caballetes para disuadir a otros contrabandistas de operar en sus costas. Al culminar la faena los soldados descubrieron que el buque, al ser atravesado por la brisa marina, reproducía el triste y melodioso sonido de la flauta.
En las noches de verano, cuando sopla el viento sur, el rey de la isla trepa a un alto promontorio desde donde cree escuchar la flauta que Sansi aún ejecuta para deleitarlo.

Extraido de Stuart, Genet, Mitos y leyendas del Lejano Oriente.

II

Todas las mañanas veía a aquel viejo pordiosero barriendo la acera a las puertas del templo. Hasta que con el tiempo me convertí en el viejo pordiosero y me vi pasar a diario, joven, apresurado e indiferente y sin siquiera pensar “¡Pobre de mí!”.

Extraído de Lieu, Yong Libro de las historias atroces.

5 Comentarios:

Anonymous Matías Pailos dijo...

Yo las daría por auténticas. Dentro de lo mucho interesante a rescatar, me quedo, quizás (en no escasa medida) por narcisismo, con el impulso primero ante cualquiera pieza de este estilo (auténtica o falsa) a tomarla por una impostura.

29/4/07 17:52  
Blogger Evan dijo...

Muchas veces es tarde cuando nos damos cuenta que la vida pasa y nosotros apurado no miramos al rededor y no tenemos en cuenta a los demás.

Saludos, gracias por pasar por casa.

29/4/07 20:06  
Anonymous Zedi Cioso dijo...

Coincido con Pailos. Creo que Borges ya nos tiene mal acostumbrados. Tal vez por eso lo interesante es que las historias fueran auténticas y estuvieran ahí para ser leidas como imposturas.
O tal vez que sean auténticas y apócrifas a la vez.

29/4/07 21:05  
Blogger lUcIa MaTuS dijo...

muy buen post!

te invito a visitar el mio...

adioz!

1/5/07 20:19  
Blogger La Chusma no-editorial dijo...

http://www.lachusmaeditorial.blogspot.com/









¡¡¡¡¡Literatura barata para las masas!!!!!

1/5/07 20:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal