El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

08 octubre, 2009

En la ciudad de la puntá





—No te olvides de atrasar una hora el reloj, -me advirtió el tipo que me vendió el pasaje del ómnibus- mirá que si te perdés el micro no se aceptan reclamos. Ahá, dije yo, y después pensé un poco y repuse ¿Pero si todavía no se corrió la hora? No importa, me dijo, en San Luis siempre hay una hora menos que en el resto del país. Bienvenidos a la República Separatista de San Luis.
—No es que estemos una hora atrasados, es que estamos 364 días y 23 horas adelantados, me dice un puntano risueño. Estamos compartiendo el fresco de la plaza principal de la ciudad. Es mediodía y el sol cae a plomo. Salvo por un casino de maquinitas electrónicas que ofrece en su fachada un simulacro berreta de Nueva York (Estatua de la Libertad, Cab amarillo y escaleras zigzag tipo SOHO incluídas) la ciudad parece detenida en el tiempo: casas bajas, 5 cuadras de centro (2 de peatonal) un silencio de muerte a la siesta y el aroma a prosperidad de pago chico. ¿Dónde están las productoras cinematográficas crecidas a la sombra de San Luis Cine? ¿Dónde los edificios de las grandes multinacionales del software atraídas por los cantos de sirena y las exenciones impositivas de San Luis Digital?
—Acá no pasa nada, tenés que ir a La Ciudad de la Punta, me sopla el mozo del comedor universitario mientras degusto el menú de entrada plato y fruta por $4,25. Ciudad de la Punta, Ciudad de la Punta, imagino un vasto paraje a cientos de kilómetros.
—No, está acá nomás, a 20kilómetros, será media hora de micro nomás, corrige el camarero.
San Luis es un país de autopistas: asfálticas y digitales. Yendo a La Punta, un ejército de hombrecitos de pechera verde fluo al costado de la ruta escruta el camino en procura de cualquier residuo, al que recogen como si fuera un tesoro, después me dirán que son beneficiarios de la versión Puntana de los planes trabajar ($600 por mes). A nadie le extrañe que unos kilómetros adelante vaya otra cuadrilla tirando papelitos. San Luis se propone como un lugar para ser contemplado desde la ventanilla de un vehículo: antes de entrar a la capital la ruta exhibe a ambos lados reproducciones de arte abstracto de gusto por lo menos dudoso (¿Acaso obra del ex –gobernador Alberto Rodríguez Saa, reconocido pintor?), unos carteles menos floridos a la vera del camino nos cuentan que en San Luis hay “Wi-fi y cyber para todos”. Interneterías: abstenerse.

Lo primero que se ve cuando llegás a la punta es La Punta, el cartel con tipografía de boliche de costa atlántica que señala el comienzo de la ciudad, después ruta y más ruta –nada de gente- y al rato unas casas de paredes color sambayón y techos colorados, todas iguales unaladodelaotra. Ese es el primer barrio. Más vacío y el segundo barrio y al fondo las quince mil localidades del estadio Juan Gilberto Funes que inauguraron Messi y Ronaldinho. Pero tengo sólo una hora, a las ocho (¿o eran las siete?) parte el micro de regreso. Así que opto por hacerle una visita a los estudios cinematográficos.
—¿Ya llegamos a San Luis Cine?
—No.
—¿Ya llegamos a San Luis Cine?
—No.
—¿Ya Llegamos a San Luis Cine?
—No.
En eso estamos. A mi izquierda, el murallón de las sierras, a la derecha, en declive, los tanques de agua color terroso de algún otro barrio. A la nada misma le tendieron una avenida
—¡San Luis Cine! Anuncia el chofer.
Me bajo del bondi.
No hay nada.
Salvo un cartel.
Me aproximo.
El cartel me cuenta que dentro de un año y trece millones ochocientos cincuenta y cuatro mil seiscientos cinco pesos con cuarenta y cuatro centavos tendremos en medio de este páramo una réplica perfecta del cabildo porteño y la pirámide de mayo. Tal vez el futuro también nos depare un London Bridge o una Eiffel Tower, si La Punta no encuentra su propio atractivo bien podrá importar los que le plazca y de paso habrá locación para los exteriores de las películas patrocinadas por SLC, que se supone que está por ahí ¿Pero donde? Camino entre pastos que me superan en altura hasta divisar la imponente estructura del Hollywood puntano, no hay guardias en la casilla del portón de ingreso, así que me mando. Apenas entro al edificio me encuentro a una chica tomando mate y un muchacho que mata las horas visitando páginas de facebook. “Bienvenido a San Luis Cine”. María Eugenia parece contenta con mi imprevista visita. De inmediato se ofrece a hacerme un tour por el lugar —Acá es maquillaje, estos son los camerinos, ahí es vestuario y este es el estudio de 1800 metros cuadrados y ocho metros de altura, con paneles móviles para luces y totalmente isonorizado”. Es cierto, dentro del edificio reina un silencio absoluto, lo mismo que afuera salvo por el zumbido del viento que baja de los cerros. Maria Eugenia está contenta, vive en la ciudad desde el 2003, el año de su fundación, tiene el privilegio de ser una de las pocas pioneras del siglo veintiuno, y comenta con indisimulable orgullo los progresos de la ciudad: “ya tenemos intendente y están construyendo la primera estación de servicio”. Le digo a mi guía turística que debe haber sido una decisión importante en su vida el haberse venido a vivir a una ciudad completamente nueva, hecha desde la nada.
—No, tampoco es que nos dieron a elegir. Nosotros nos anotamos en el plan de vivienda y después nos dijeron que nos teníamos que venir todos para acá.
Después Eugenia me cuenta que por el momento el estudio está inactivo, pero la inminencia del bicentenario y los créditos blandos de la gobernación prometen un febril desfile de próceres para los próximos meses. Como si ya lo supiera, al pasar y asomarme en el taller de vestuario una señora me sonríe sin dejar de coser un traje de época.
Dejo atrás los jardines de SLC y las plaquetas de artistas como Juan Acosta, Nito Artaza, Esther Goris (novia de Alberto) y Claudia Albertario “En apoyo a la obra cultural del Gobierno de San Luis” y cruzo la calle y doy con un parque de esculturas abstractas. ¿No será redundante poner esculturas en una ciudad que parece una gigantesca intervención artística sobre el paisaje serrano? ¿Serán las esculturas de Alberto? Parece que el ex–gobernador es amigo de Fabio Zerpa y dicen los rumores que cree en la existencia de un planeta llamado Xilium. Así al menos titula a todas sus obras: “Xilium 1”, “Xilium2”, “Principios de la primavera en Xilium en el año 4027”. Un cartel promete el observatorio astronómico y el centro de servicios tecnológicos. ¿No será esta ciudad La Punta del arribo de una nueva civilización a nuestro planeta? El símbolo de la ciudad, estampado aquí y allá muestra una especie de pata de rana con seis dedos ¿O será la pisada de un Xillita?
Al final utilizo el escaso tiempo que me queda para visitar la Universidad de la Punta: un impresionante complejo de edificios Hi-Tec en medio de la nada. Entro en uno, el hall central anuncia las empresas que allí se dan cede: Mercado Libre, Unitech y Coradir, entre otras. Oficinas de puertas abiertas dejan ver a los programadores ensimismados en sus computadoras, se puede oír el leve zumbido de colmena de las mentes concentradas en el desarrollo digital. El edificio está tan limpio que parece aséptico. Recorro el pasillo de la nave central, iluminado por la luz natural que deja filtrar la estructura de vidrio y acero y me lleno mi botellita con agua helada en uno de los dispensers al servicio de los alumnos-pasantes. ¿En qué se convertirá La Ciudad de la Punta? ¿En Holliwood en castellano? ¿En un Silicon Valley criollo? ¿O en otro experimento abandonado de la Argentina como ruina de una civilización que nunca fue?


Ya de salida, mis últimas impresiones de la ciudad me llegan desde arriba del micro: todo es grande y vacío, de Brasilia para acá sabemos que el urbanismo sueña pesadillas. Se sucenden las plazas de cemento retrofuturistas y los barrios de casas iguales que, con el fondo de las sierras parecen los domos de los primeros colonos de Marte para unas nuevas crónicas marcianas. Pero no es Fobos la luna blancaredonda que asoma sobre la serranía. El bondi transita la avenida principal, que, con la ciudad a su izquierda, marca el límite de La Punta. A la derecha, en tierra de nadie, unos edificios de ladrillo hueco y paredes sin rebocar ofrecen cambio de neumáticos y lubricentro, una guardería, un gimnasio y, un poco más allá, con el cartel de neón que dice Coco recién encendido, el primer puticlub de Ciudad de la Punta: la presencia humana no está tardando en llegar.

Ariel Idez

Etiquetas:

12 Comentarios:

Blogger julieta dijo...

ese símbolo de la ciudad es claramente alienígena!!

mi tía vive en san luis! un beso para ella! ajaj...

una pregunta: con motivo de qué congreso te trasladaste??

beso para ustedes.

9/10/09 09:58  
Blogger Tu complice dijo...

Soy punano, no vivo en la Ciudad de la Punta, vivo en la ciudad de San Luis. Tu visión es fragmentada, por un lado es cierto que San Luis tiene los rasgos de años atrás, somos una ciudad chica y una provincia chica tambien. Y tiene muchos defectos propios de un gobierno casi feudal, no lo niego, pero sí sería bueno resaltar otros aspectos que en ciudad "grandes", llenas de gente por doquier y donde el progreso da sus pasos agigantados no tienen.
Para empezar: 1) no te fijaste que casi o seguramente no te cruzaste con gente mendigando? (baja desocupación) 2) Que cuando almorzaste lo hiciste tranquilo sin sobresaltos, y por unos pocos pesos? (el poder aquisitivo aqui es mayor, los precios son mas bajos que en otras provincias) 3) Que sentiste que nadie te miraba feo con intenciones de robarte? (no hay sensación de insguridad) 4) Que pudiste mirar al cielo y ver las sierras tan pintorescas (disposiciones municipales que impiden edificios altísimos para poder deleitar la vista con el paisaje natural) 5) el cambio del estado de las rutas, ya sea si venis de Mendoza o de Córdoba? (la exelencia de las rutas) 6) Casi ninguna villa como las que hay en las grandes urbes (cada familia tiene el acceso a una vivienda digna por escaso valor de la cuota, la mia por ejemplo es de $90 mensuales y al finalizar el credito seré el propiedario (plan de viviendas continuo y accesible) 7) Tuviste mala suerte al elegir el día para visitar San Luis Cine, cuando se realiza un rodaje alli sobran las palabras (desde el 2001 año en que surgió la ley de cine se han realizado un promedio de 7 peliculas al año, del nivel de: Iluminados por el Fuego, Cama Adentro, Mentiras piadosas, Solo un hombre, y proximas a estrenar como: Paco, Mis días con Gloria, por solo nombrar algunas...
No soy oficialista, ni siquiera peronista, es más no soy empleado público, pero debo reconocer que esta gente que gobierna, si bien ha llenado sus bolsillos como TODOS los politicos en este país, pero tambien le devuelve al pueblo con hechso concretos: casa digna, trabajo, cultura, wi fi gratuito, creditos blandisimos, seguridad, etc etc.
Igualmente, si hacés un nuevo viaje a estos pagos, avisame y te muestro lo que te quedó en el tintero.
Saludos!

9/10/09 10:26  
Anonymous Matías Pailos dijo...

Estimado Tu Cómplice: no se enoje. La crónica de nuestro muchacho no pretendió contar toda la verdad y solo la verdad sobre el estado de su provincia, sino, más bien, despertar en el lector promedio de este blog el extrañamiento en modalidad ciencia ficción que la visita a La Punta le despertó.
No hay necesidad de saltar.

(AI: el vocabulario y las claves de la sci-fi son un acierto mayúsculo. De todas formas, a medida que leí me parecía estar en una versión puntana de las historias extraordinarias de Llinás.)

9/10/09 11:09  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Gracias Julieta! Se trataba de un congreso de comunicación, no quedaba más remedio..
Besos!

Querido Cómplice, espero que no se haya sentido agredido por mi crónica, en realidad no traté de dar una versión negativa de su provincia sino presentarla con todas sus contradicciones porque me resulta fascinante y no alcanzo a comprender el fenómeno Saa y todo lo que se realiza en San Luis. Si mencioné que había almorzado por 4,25 en el comedor universitario fue justamente para señalar uno de los aspectos positivos de la provincia y el hecho de que una ciudad no cambie no es inherentemente malo (ya hace rato aprendimos a desligar nuevo de bueno). De hecho, una de las cosas que más lamenté fue no haber podido estar más tiempo para charlar con los puntanos y que me comentaran su opinión sobre las políticas públicas. Con respecto a la Ciudad de La Punta, sí, me parece un ícono futurista y traté con mis limitados medios de trasladar al texto todo el extrañamiento que me produjo ese lugar, pero repito que no tengo intención de bajar línea y sí de conocer más sobre lo que se hace en San Luis, así que será bienvenida toda la información que tenga para aportarnos y lo que nos quiera contar sobre su provincia.
Saludos

Hola MP, bueno, tal vez Llinás haga un sci fi criollo para su próxima peli y lo filme en la ciudad de La Punta, quién sabe.

9/10/09 11:51  
Anonymous Anónimo dijo...

Ariel. Es una pena que no estes en San Luis para suamrte como guionista en el proyecto San Luis Cine porque se nota que tenes una gran capacidad para inventar y modificar realidades convirtiendolas en "tu" visión de Ciencia Ficción. Cuestionas y criticas una Ciudad que nace, una provincia que está creciendo y pareciera que la realidad de tu provincia fuera mejor que esta "ciudad chata" como la llamas. Muy triste querido amigo. Para hablar hay que mirar las miserias propias

9/10/09 12:36  
Anonymous MP dijo...

che, ¿desde cuándo encontrar la paja en el ojo ajeno conlleva que la que habita el propio nos sea invisible? Lo primero que despierta la crónica de Ariel son GANAS DE VISITAR LA PUNTA.
Hay que ir revisando eso de que solo los locales tienen derecho a hablar sobre el propio terruño.

9/10/09 19:18  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Hola amigos puntanos, me alegra ver cuán orgullosos están de su provincia y el proyecto político que impulsa su desarrollo, pero me parece que se ponen demasiado territoriales o reeditan a nivel digital la vieja discusión capital-interior (no se me escapa que la misma terminología de "interior" es porteñocéntrica y la repudio). Ahora bien, tómenselo con un poco más de calma, puedo escribir sobre lo que se me canta, se trata de dar la impresión que me produjo un lugar y creo que no es negativa, sino paradójica, contradictoria, ¿Qué significa un edificio de alta tecnología que brinda Wi Fi para toda una provincia al lado de una réplica del Cabildo, una plaza con árboles quemados pintados de colores y esculturas de arte contemporáneo en medio de la nada? Yo no sé que significa, pero me produce fascinación, no rechazo, ni envidia, fascinación, eso fue lo que quise transmitir. La ciudad de La Punta me parece fascinante y única en el país. Ahora bien, este no es el blog de turismo de San Luis, no esperen loas y elogios descomedidos. Pero en lo que no acuerden, con gusto me gustaría escuchar su versión de cómo funcionan las cosas en San Luis, cómo se vive allí, si realmente es un país dentro del país y no lo digo con sarcasmo, me hubiese gustado más charlar con los puntanos para conocer su opinión sobre la provincia.

Saludos

10/10/09 10:26  
Blogger Tu complice dijo...

He seguido los comentarios subsiguientes al mio y me gustaría agregar que mi intervención fué con la sola intención de dejar un punto de vista local. Con gusto me ofrezco para ampliar mi opinión, de comentar cómo se vive en San Luis, si realmente somos otro país y qué es lo que nos hace sentirnos orgullosos de ser "puntanos". Pido disculpas si mi intervención fué un poco exagerada, pero es que cansa leer críticas sin fundamentos o con visiones fragmentadas. No es un orgullo estar gobernados por una familia feudal, tampoco lo es el ignorar de dónde sale tanto dinero si no tenemos una industria que nos caracterice, o tener un vicegovernador que de prepo impone su voluntad, por nombrar solo algunas cosas.
Pero, hay más bondades que defectos, como por ejemplo: somos el primer caso nacional en que un gobierno devuelve las tierras a las comunidades aborigenes, Ranqueles y Huarpes, y actualmente les está entregando casas y enseñándoles en como generar sus propios emprendimientos (http://ministerios.sanluis.gov.ar/notas.asp?idcanal=8087&id=22095), y en lo digital, San Luis tiene un proyecto de inclusión digital que no termina en el Wi Fi gratuito (http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1173952).
Lo que no tiene San Luis es BUENA PRENSA, especialmente los medios de Buenos Aires que nos tratan con sarcasmo e ironia.
En fin, me despido con un saludo al dueño de este blog y le reitero mi invitación de que si tiene un nuevo congreso por estas tierras, me avisa y lo espero para seguir charlando de esta provincia tan particular.
jqueve2@gmail.com

10/10/09 23:04  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Gracias por la información que nos aporta, Cómplice, es cierto que vi un cartel en la ruta, llegando a la ciudad, que informaba sobre un pueblo Ranquel a unos kilómetros de ahí. San Luis es un lugar que me genera mucha curiosidad, así que cuando vuelva por allá sin duda me contactaré con usted para poder tener una visión más amplia de todo lo que se está haciendo.
Saludos

11/10/09 16:52  
Anonymous Anónimo dijo...

Cada vez que leo las bondades de esa provincia me dan ganas de ir a vivir allí. Aunque me da un poco de miedo... si la cantidad de habitantes (418.000) de todo su territorio alcanza el de mi pequña ciudad ciudad natal (Lanús, 468.000), el feudo podría empezar a colapsar... Mejor me quedo. No los quiero perjudicar.
HR

12/10/09 15:49  
Anonymous Anónimo dijo...

Ariel es buena tu aclaración aunque por ahi no es lo que transmite tu primer relato. Utilizando frases como la Republica Separatista de San Luis, no predispones al lector a una crónica muy positiva sobre San Luis. Es cierto que podes escribir "lo que se te cante", es tu blog, pero creo que el cuestionamiento desde el desconocimiento conlleva a otra forma literaria de manifestar interrogantes que tenes y que te hubiera gustado resolver charlando con puntanos. "tu complice" se ha ofrecido y ha tratado, y desde ya contas conmigo para lo mismo, pero quiero alcararte otra cosa y aca lo incluyo a MP. No estoy hablando de buscar la paja en el ojo ajeno, ni de que solo los locales opinen, ni terruños ni bla bla. Soy Porteño y decidi vernime a vivir al "interior". No vengo de Lanus pero si de Avellaneda y lo que se me ha dado esta provincia es imposibe en Buenos Aires y en los lugares en los que he vivido. Millones de cosas que modificaria pero desde la critica constructiva y no desde la destruccion. Lo distinto, lo raro, no siempre es malo, y tal vez, referirte a una ciudad y a su cultura no da para que lo transcribas a modo de Ciencia Ficción. Tal Vez George Lucas se cope, o MP. Insisto y pido perdon. No es mi blog, pero duele que por ahi no se la tome con respeto a la Provincia.
Tu complice habla de como es la relacion con lo medios de comunicacion de Buenos Aires y es verdad.. NO TENEMOS PRENSA, y sabemos que los medios son formadores de opinión, por lo que la opinión general ante el desconocimiento "no es buena"; por ende, la predisposición con la que llegan nuestros visitantes no es de la mejores. Me sumo a la invitacion de tu complice y MP tambien para que podamos mostrarles este proyecto feudal, chato y separatista.
PD:Habitante de Lanús, le falta al feudo para que colapse.. jajaja. tambien esta invitado

21/10/09 16:49  
Anonymous Anónimo dijo...

Mil disculpas... le erre de post y comente sobre este, en el de arriba :$ cosas de porteña apunada seran (si, aun despues de 9 años me apuno...será el agua del dispenser.. no se! COPIO Y PEGO lo q debia ir aca.. y perdon por mi error ...aclaro: no soy rubia ni puntana, no sentencien! :P )

Jajajaja Q linda histooria!! Si no viviera en la Ciudad de La Punta y no fuera recepcionista del Set de Cine (donde jamas existio una Maria Eugenia, salvo q desde Xilium la hayan traido para q te guie a vos y te confunda mas de lo q saliste de tu llegada en ESPEJO---cuando venis a la punta, las sierras estan a tu derecha SIEMPRE y la ciudad a la izquierda!!--- no creas todo lo q ves, y al salir es a la inversa, ojo lo q tomas con el aguita) jajaja
Menos mal q una ya sabe diferenciar estas trampas psicodelicas de la vida dentro de un Picazzo!!
El Cabildo ya está construido, podrias venir a verlo! Y si te animas a pasar de nuevo por el Set para corroborar q lo q viste es realmente lo q hay, pregunta por Pato q con gusto te ofreceré una brújula y esperemos q no haya filmación, porq es cuando no se permite la entrada del público (puesto q las recepcionistas solo tenemos la amabilidad y buena onda de recibir y acompañar a los turistas a conocerlo cuando no hay gente trabajando a mil caminando hasta por las paredes y actores q van de sus camarines a la sala de vestuario a veces en paños menores :O)
A lo mejor tuviste Suerte de conocer una Doña Erminia q te muestre el lugar en vez de decirte: "Buen dia señor, viene a alguna audiencia relacionada a San Luis Cine? Porq el Set esta ocupado y hay gente trabajando. No puede ingresar!
...Me hubiera gustado leer tu post en ese caso q hubieras vuelto sobre tus pasos con la duda de lo q habria alli adentro y ninguna informacion!
De todos modos, Gracias por visitarnos y hablar tan calidamente de lo bien q se te atendió....

20/8/10 02:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal