El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

31 octubre, 2009

Viejo son los trapos

El martes pasado, mientras revisaba por vigésima vez la lista veinte mil veces revisada de discos de mi MP3, me apareció un deseo ni violento ni urgente, pero que -¡la concha de mi hermana!- no se iba de escuchar un tema de Bowie.
Nada nuevo. Esto ya lo viví, al menos, veinte veces veinte mil veces.
Lo nuevo estaba en otra parte. Lo que quería escuchar no era ni “Life on Mars?” ni “Space Oddity”, ni tampoco los clásicos más o menos ocultos como “Time”, “Big Brother” o “Teenage Wildlife”. Ni siquiera el Bowie que escuchan todos de “Modern Love” o “Let’s Dance”. ¿Les suena “Bring me the Disco King”? Claro que no. Es el último tema del último disco del tipo. Y un placer culposo.
Un lugar común de la crítica insiste en afirmar que los discos de Bowie ya no son lo que eran. Otro, también, remacha que el último gran disco de Bowie fue “Scary Monsters”. Y como de 1980 ya pasó un buen rato, parece suficiente como para darlo por muerto. Como nunca me gustó que me gustaran las mierdas, no me sentía nada cómodo al reconocer, ante cada uno de los tres últimos lanzamientos de un nuevo disco de estudio del que te jedi, que el disco -¡la concha de mi hermana!- (uffff…:) me gustaba.
Pero que no era lo que era entonces, cuando, como Dylan con los ’60, como Cobain con los ’90, Bowie se adueñaba de los ’70.
Entonces volvía a escuchar el disco –una última vez antes de descartarlo, una última; una última última. Y –no hay caso- comprobaba que nada había cambiado demasiado, porque todavía me gustaba.
Algo de información. Después de esos impasables discos post-“Let’s Dance” llegaron los años en general fallidos de ponerse una vez más detrás de una banda, como cuando el “Bowie” comprado no había abolido al “Jones” de nacimiento. Después, el último intento por llegar antes que los periodistas al futuro (con, al menos, un disco bueno –“Outside”- y uno que no –“Earthling”-, pero que traía bajo el brazo un temazo porque es lo que tienen los genios). Después, la resignación.
Que es adónde quería llegar.
“hours…”, 1999. “Heathen”, 2002. “Reality”, 2003. Uno mejor que el otro y todos buenos. ¿Entonces la prensa estaba equivocada?
-Es verdad: ya no grababa cosas nunca antes escuchadas. -Pero antes tampoco. –Pero antes traficaba vanguardia al gran público. -¿Y ahora? -¿Qué gran público? Al nuevo Bowie solo lo escuchan los fanáticos. –Pensé que estábamos hablando de los discos. No de su recepción.
Chicanas. Hay algo que ya no está ahí. Una intensidad. Una fuerza natural. Unas ganas enormes. Una farsa del tamaño del Everest. Una extraña fascinación.
Los últimos cuatro discos de Dylan marcan, de acuerdo a la prensa especializada, una resurrección. El retorno del eterno. La entrada del que fuera la voz de la generación de quienes fueran voces de sus generaciones en su última gran etapa. Dylan, dice la prensa especializada, ya no hace grandes discos: hace clásicos.
Y dice bien. Ya no factura himnos folk, ya no electrifica fantasmas en los huesos de su cara, ya no vuelve al country. Ahora repasa sus influencias para agrandar su acerbo. Esta es la injusticia.
¿Por qué a Bowie no se lo juzga con la misma vara? Una respuesta rápida, de fan: porque de Bowie se espera más. Una segunda respuesta, más rápida que la anterior: porque de Bowie se espera todo. Y se hace mal.
Bowie, con esos tres discos, ya no hace cosas nunca oídas, ni siquiera cosas nunca oídas por el gran público. Lo que sí hace son clásicos. Discos que, cuando se escuchen de acá a veinte años, van a seguir pareciendo muy buenos. Discos que, incluso, aportan un matiz en una carrera que los tiene para tirar al techo. Discos que me hacen esperar, para el año que viene, otro más, el primero en siete años y una operación de corazón. En la esperanza que, esta vez, la querida prensa especializada entienda de qué va la cosa y haga lugar en las listas de los mejores de esas fechas. Para que Bob le guiñe un ojo y no le diga –porque -¡la concha de su hermana!- es muy arisco-: Bienvenido. Te estaba esperando.

Matías Pailos

Etiquetas:

15 Comentarios:

Anonymous Ariel Idez dijo...

Prueba cabal de que MP podría firmar su propia columna en la Rolling Stone, de hecho vendría muy bien incluir la figura del "anticrítico" musical, de teatro, de cine, literario, etc. Un tipo que se dedique a embestir contra los lugares comunes de la crítica cuando lo considere necesario y libere de culpas a los obedientes consumidores de la industria cultural

And there's never gonna be enough money
And there's never gonna be enough drugs
And I'm never ever gonna get old
There's never gonna be enough bullets
There's never gonna be enough sex
And I'm never ever gonna get old
So I'm never ever gonna get high
And I'm never ever gonna get low
And I'm never ever gonna get old

(Y que los eunucos bufen, o como diría Maradó que la sigan chupando)

1/11/09 15:18  
Blogger julieta dijo...

entre la concha de mi hermana y el que la sigan chupando no me decido por cuál de los dos es más macho.

1/11/09 18:35  
Anonymous AI dijo...

¿Por qué? ¿A las chicas acaso no hay algo que se les pueda chupar? (¿y seguir chupando, a Dios gracias?)

1/11/09 18:37  
Blogger julieta dijo...

no entendí...

quise decir que sí, que son muy machos, pero que no me puedo decidir por cuál lo es más...

1/11/09 18:44  
Anonymous AI dijo...

Ah, pensé que era la policía de género que nos pedía documentos.
Sin duda que la sigan chupando es más macho, porque alude tácitamente a una chupada pretérita y si el interlocutor refuta el convite ya acepta implícitamente que la chupó (aunque ya no quiera "seguir chupando")

2/11/09 10:24  
Anonymous MP dijo...

En eso, Ariel, la crítica es como la filosofía: no deja nada por decir. La crítica de la crítica corre a cargo de la crítica. (Reemplacen uniformemente 'crítica' por 'filosofía' y tendrán otra oración verdadera.) El anticrítico, así, es un crítico más.
¡Qué letra, por favor!

Los temas a escuchar: 'Bring me the disco king', 'Fall dog bombs the moon', 'She'll drive a big car', 'New Killer Star' (Reality), "Slow burn", 'I would be your slave', 'Afraid', el cover de(l tema de Neil Young) 'I'll being waiting for you' (Heathen) y los cinco primeros temas de 'hours...' -en especial 'Thursday child' y 'Something in the air'.

PD: 'que la sigan chupando' es un caso que podríamos llamar 'afirmación compleja', por el paralelismo con preguntas del estilo '¿sigue usted golpeando a su esposa?', casos claros de falacias, porque tanto una respuesta afirmativa como una negativa implican/implicaturan la admisión de que se golpeó a la esposa propia.
Conclusión: Diego es un sofista.

Julieta: 'q la sigan chupando', claramente.

2/11/09 11:40  
Blogger julieta dijo...

coincido con ustedes: "que la sigan chupando" es más macho.

si hay un insulto machista, misógino y homofóbico, sin duda ése insulto es "que la sigan chupando". la policía de género repudia su uso, pero, por supuesto, ustedes son libres de seguir usándolo.

2/11/09 12:47  
Blogger julieta dijo...

"ese", sin tilde.

son libres de seguir usándolo porque pueden hacerlo. pero la policía de género cree que no deberían.

2/11/09 12:56  
Blogger julieta dijo...

¿y el "la tenés adentro" cómo mide en la escala?

2/11/09 13:50  
Anonymous MP dijo...

eso depende de las preferencias personales. Pero loo pongo por debajo de 'que la sigan chupando'.

2/11/09 14:45  
Anonymous Nacho (el Lobito de MDQ) dijo...

Burroughs dijo "El lenguaje es un virus". Maradona fue un vector de contagio impresionante.

En cuanto al post, coincido con Idez, cada vez quiero más la columna de Pailos en la Rolling Stone. Aunque más no sea en el sitio web. ¿No hay ningún amigo de RS entre los lectores del mate?

"Pablo Picasso" es otro gran clásico del último Bowie (la idea es tirar alguna que no hayan dicho antes y reclamar después el crédito por haberla reconocido antes que nadie como clásico, ¿no?)

PD: veo que el estilo de Matías sigue mejorando. O tal vez tendría que decir profundizando en un nuevo matiz. Mati(a)z Pailos.

2/11/09 18:54  
Anonymous MP dijo...

Contra-PD: en efecto, en efecto... Pablo Picasso was never called an ashole. (El tema es un cover de los Modern Lovers.)
Gracias por el matiz. Ahora necesito un miró (cuac).

Muy certera la observación maradoniana. No esperaba menos de ti.

3/11/09 01:01  
Anonymous NN dijo...

Matiz o Matisse?
Cuac, cuac
:D
N

3/11/09 21:52  
Blogger Tommy Barban dijo...

"La tenés adentro (y no te la querés sacar)" es imbatible.

6/11/09 08:30  
Anonymous Anónimo dijo...

lesbian anal spurt extrem free sex insertions lesbians indian lesbian girls japanese teen lesbian cheerleader seduced by a lesbian lesbian cheaters barely legal lesbian

29/12/09 21:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal