El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

19 agosto, 2006

La vida no es como en el cine

Producto de la terrible falta de dinero causada por la inesperada clausura de mi anterior lugar de trabajo, tuve que recurrir a uno de los oficios más viejos de la historia. ¡No! No me hice taxi boy... soy mesero, o... camarero (palabra con más, mucha más onda). La decisión fue difícil, pero trajo buenos resultados al ver la inmediatez del dinero que no se condice con el poco esfuerzo qe requiere sacar una cerveza de la heladera presentarla en barra y decir "Abro la 101, dos personas, una Stella de litro".
El que me dió la idea fue Zatoichi, quien en un encuentro con Pailos y quien les escribe me tuvo que soportar quejándome de la no-plata que había en mi bolsillo y me sugirió irme a Palermo y Plaza Serrano, currículum en mano a entregarlo a cuanto despacho de bebidas alcohólicas encontrase en mi camino. No estaba muy seguro pero él insitía en el hecho de que soy alto, tengo facha (esto, sin duda, lo dijo para que no lo pensase mucho más) y que manejo bien el inglés. Pailos, que estaba sentado enfrente de mí observando extático unas curvas posarse en una silla a unos escasos 88 cms de nosotros, salió del trance que le provocan (que nos provocan) las mujeres y me dijo "¡¡Claro Burros!! mesero es el laburo ideal para un estudiante de teatro" Y ahí piqué!.... Me había hecho toda la imagen, el joven que de noche sirve mesas a insensibles comensales para pagar sus estudios de teatro, laburar tres veces por semana y vivir de ello... trato hecho. Vale aclarar que en estos días yo estaba pasando por un momento de mierda de mi vida, la falta de dinero provocó que durante ese mes en lugar de ir dos veces por semana a teatro vaya solo una, ergo, estaba haciendo las cosas por la mitad y fueron 30 días de sentir patadas en los huevos. Mucho más no hubo que pensarlo. Pasaron un par de semanas que traté de enganchar algún trabajo "convencional" (encargado de un local de ropa en flores, cuyo dueño en una entrevista dijo claramente "en el local hay que poner el alma, acá vengo y dejo la vida entendés? yo me rompo el culo para que esto funcione, y pretendo lo mismo del encargado...." PUAJJJ!!!! Dios quiera que nunca se te incendie ese espacio de cemento de 4x2, macho, porque si tu alma depende de eso, estás en el horno), pero por suerte no hubo suerte. Agarré los CV's y emprendí mi camino bajando por Borges desde Sta Fe hasta la plaza, ya había dejado en unos 6 o 7 cuando caigo en Crónico (bar ubicado en Borges al 1900) y el encargado que estaba me preguntó sí tenía ganas de hacer una prueba al otro día (que sería un sábado) y sin dudarlo le dije que sí. Más allá de tener que soportar a mi madre clamando por mi ausencia en su cumpleaños (día sábado, día de prueba) la experiencia fue muy positiva....... luego de las dos primeras horas en las cuales me quería ir porque no entendía nada, pero me relajé y me dije "Dejate de romper las pelotas, Guille, no tenés un peso, acá lo único que tenés que hacer es servir mesas y juntar propinas, te vestís como querés, te dán de morfar, y te pagás teatro, no seas pelotudo y laburá, CARAJO!), ahí nomás me dí cuenta que es sistema era re tonto, que hasta un cuadrado lo podría hacer y con el pasar de los días lo fuí confirmando y efectivamente, la guita es buena, cosa que me retrotrae a las palabras de Zatoichi: "Eso sí Burri, tené cuidado, mirá que es muy fácil enroscarse ahí, empezás a juntar buena guita laburando poco y sin que te dés cuenta tenés 28 años y seguís en lo mismo", pero así mismo me acordé de Pailos: "No te olvides, Zato, que Guille estudia teatro". En definitiva es una experienca positiva, es un laburo que no requiere mucho esfuerzo, como dijo Zato hay mucha gente que labura hace añares conmigo y me produjo un ligero escozor verlo ahí y proyectarme en ellos, pero bueno, es en esos momentos cuanto más esfuerzo pongo en servir rápido, atender bien y que suelten sus putas propinas, porque eso me aleja del sistema de cartón y me acerca al no-sistema que es la vida en el arte, consumiéndolo, consumiéndolo, consumiéndolo y, en la medida de lo posible, viviéndolo.

Guillermo Burros

6 Comentarios:

Anonymous ER dijo...

burros, acaso no se trata de un personaje más, en una obra de teatro llamada, a veces y sólo a veces, realidad?
déle para adelante y hágase unos mangos, que de todas las indignidades del trabajo, ésta es leve y encima le ha regalado la ausencia en el cumpleaños de su madre.
salud

20/8/06 00:26  
Anonymous Guillermo Burros dijo...

Grande ER!! Ese es el appoyo que necesitaba! Igualmente le falta contenido al post. En estos días armo uno contando las especulaciones que hago respecto de los pedidos y caras de los comensales, en relación a la propina que pueden dejar. Un abrazo.

20/8/06 11:55  
Anonymous ER dijo...

Ah, a mí me gusta la sociología callejera que vuelve objeto al sujeto, aguardo entonces las caras de los comensales como páginas a ser descifradas, con el interesado auscultando su bolsillo en el vocabulario, en la forma de sentarse, en la repugnante frivolidad de la vestimenta, y arriesgo un sintagma: mohín de desagrado- mucha plata en el bolso- poca propina.
Es así?

20/8/06 13:39  
Blogger Cobiñas dijo...

Estimado Burros: no sabe las ganas que em dieron de irme a comer unas pizzas al bodegón que atiende sólo por divertirnos un rato. Sobre las propinas ya sabe: soy docente :-)) Un abrazo, Cobiñas

20/8/06 19:59  
Anonymous Zedi Cioso dijo...

Creo que ha encontrado una atractiva síntesis entre trabajo, nocturnidad, salida y rédito económico. Los desaires de la profesión deberían contar poco frente a ese rosario de ventajas.
Manténganos al tanto del otro lado del mostrador.
Nosotros prometemos lecturas generosas, usted prometa no salivar los posts.

21/8/06 20:24  
Anonymous Guillermo Burros dijo...

Cobis: Usted es bienvebnida a crónico cuando sea, será bien atendida y sabiendo su calidad de docente no seré muy pretencioso con mi propina.

Zioso: Me es difícil no salivar los posts pero lo evito. Usted prometa acercarse un día al bar.

ER: Efectivamente, suele pasar que aquellos que aparentan juntarla con pala la sueltan con cuentagotas, igualmente hay una regla: Si alguien me pregunta un precio, ya sé que la cosa viene dura, cuando vienen listos para pedir sin mirar menú, la sueltan con ganas. les dejo abrazos a todos y no sé si decirles que los espero... en algún punto me dá un poco de verguenza laburar en el bar ya que me rodea gente super estúpida y no me encuentro muy cómodo. Pero no tengo ningún problema en que nos juntemos en alguna casa y les sirvo las bebidas y comidas a modo de crónico.

23/8/06 12:50  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal