El Mate Tuerto

"Se fingirá el saber que no se tiene."

Mi foto
Nombre: El Mate Tuerto
Ubicación: Argentina

08 noviembre, 2009

In the guetto


Resulta que me bajo una parada antes de mi casa, en el Parque Los Andes, y echo a andar. Hoy, domingo 8 de noviembre, declaro que vi el sol ascendente del amanecer y la luz declinante del crepúsculo. Pero ni éste ni aquel lograron templarme el cuerpo entumecido. Camino entre puestos de una feria pobre, venta de desvanes, prebasura al costo, si Rosebud viviera, sería esta vidriera. No quiero un centro de mesa de frutas de vidrio, no quiero un cuadro mal pintado de un payaso siniestro, no quiero mantillas de bebé, no quiero un disco de Charles Aznavour, no quiero esos caireles, esos lentes ahumados ese gráfico 40’s esos viejos berretines gastados. Hoy la aventura es dar una vuelta manzana. Durante 25 años pasé por la puerta del barrio Los Andes creyéndolo un anexo a las dependencias de Edenor. Bueno, no, resulta que es un lugar donde vive gente; “las colectivas” de Los Andes, un microbarrio de una cuadra de largo por una y media de ancho. Una plaqueta que hicieron poner los vecinos dice que lo diseñó un arquitecto muy joven que se llamaba Fermín Beretervide en 1928 y que tiene 150 departamentos repartidos en 17 cuerpos de cuatro plantas. Camino y espío por cada uno de los portones, se ven algunos departamentos, veredas, calles arboladas, una fuente, ventanas de madera, chicos jugando en una cancha de fútbol. El complejo incluye una biblioteca, un teatro y un centro de jubilados. Me pregunto si vivir ahí dentro será como habitar un mundo en miniatura, la ciudad dentro de una caja de zapatos, como en el cuento de Ballard que se copió Piglia y en seguida me percato de que todo el edificio parece de juguete, demasiado lindo para ser cierto, por algo después se impuso el realismo de los monoblocs. Bajo por Leiva. Que loco que la paralela a Guzmán (la de los colectivos, la única de estas calles que yo conocía) sea la famosa Rodney. Camino dos cuadras hasta Newbery, el blanco paredón del cementerio, el frío del freezer eterno. El bar que hizo famoso La Portuaria tiene las cortinas bajas pero sospecho que se van a abrir más tarde, cuando la noche caiga. Todavía el día está colgado de la última luz que no calienta nada pero que baña todas las cosas de un barniz de oro, como si estuvieran a punto de desaparecer. En la esquina de un almacén que ya no es nada salvo una fachada blanca, dos hojas de vidrio y un cartel descolorido de Coca Cola hay gatos y palomas que se miran, no se hablan. Saco la cámara y le apunto a la luz, el sol viene en picada por Santos Dumont, asoma un brazo arrugado por la puerta y arroja un puñado de arroz y las palomas se abalanzan y los gatos rajan y yo saco una foto no tan mala. Vuelvo a mi casa, no digo silbando bajito porque en los labios azules se me frustra la tonada, voy caminando lento, sintiendo el frío que me irradia del pecho.

Ariel Idez

Etiquetas:

7 Comentarios:

Anonymous Matías Pailos dijo...

No puedo evitar una pregunta clasista: qué hacías ahí? Si la respuesta seleccionada es "curiosidad", entonces dejo constancia en actas de la envidia que me despiertan las manifestaciones del impulso periodístico que no tengo.

PD: ¿realismo = reducción de gastos + fealdad + hacinamiento?

9/11/09 13:26  
Anonymous Anónimo dijo...

Recuerdo la curiosidad que me despertaba ese complejo.
Al pasar, detengo la mirada en ese camino -que une dos edificios- y me veo en la bici turquesa.
Tiene algo mágico. Nunca supe si mi visita fue real, ni si mi compañera del jardincito, sito en Avenida Dorrego, vivía ahí.

Abrazos.
Violeta.

9/11/09 18:16  
Anonymous P dijo...

"no digo silbando bajito porque en los labios azules se me frustra la tonada"

Muy tanguero.

9/11/09 21:16  
Anonymous Ariel Idez dijo...

1 La respuesta: no es curiosidad sino melancolía.

2 Pueden ser ambas cosas, Violeta, ese lugar tiene ciertamente un aura de ensueño.

3 Sí, tan tanguero como la situación que lo provoca.

Gracias a todos
Abrazos

10/11/09 08:43  
Blogger Hipotermia dijo...

Ariel, se de buena fuente que los días de cremación hay un olor muy fuerte en la zona. Para tener en cuenta. Ah, y que una puestera que vende flores en la estación Lacroze es un Servicio (asi escuché). ¿Qué habrá de los feriantes de la Plaza Los Andes?

Hay un post muy bueno de Tommy Barban al respecto de las cremaciones en la Chacarita, lo leíste?

Un saludo, siempre leo.

11/11/09 22:18  
Anonymous AI dijo...

Hola Hipo, bueno, yo vivo cerca pero nunca sentí el olor de las cremonas, igual habrá que preguntar. Los feriantes de Los Andes son un caso aparte, haría una crónica sólo seleccionando y enumerando algunos de los objetos que ponen a la venta. No sabía lo de Tommy, le voy a pegar una leída.
Gracias por leer y comentar, Besos.

12/11/09 10:54  
Anonymous Ariel Idez dijo...

Buenísima la crónica de Tommy, me gustó mucho, tiene un aire entre nos de causerie y un final desfalleciente en gruesos brazos proletarios. Y Nunca más atinado el video clip de La Portuaria con David Byrne tocando la guitarra detrás del mostrador del bar de la calle Rodney

12/11/09 21:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal